Así es el nuevo Samsung Galaxy Note 7

Permite usar el reconocimiento de ojos para dar acceso a una zona privada del teléfono; también crea una copia de seguridad de la configuración del teléfono y de las aplicaciones instaladas.

Samsung presentó hoy el Galaxy Note 7, una nueva versión del equipo que disparó el interés mundial por los teléfonos de gran tamaño con su primer modelo, en 2011.

En el caso de la versión 7 (no hay versión 6, para ponerlo a tono con la familia S) conserva su tamaño ya clásico de pantalla, de 5,7 pulgadas, que combina con un hardware muy similar al del Galaxy S7 (pantalla QHD, chip Snapdragon 820 o Exynos 8890, 4 GB de RAM y la misma cámara de 12 megapixeles con apertura f/1.7 y estabilización óptica de imágenes), y el lápiz para escribir en pantalla. Los bordes laterales de la pantalla se curvan hacia atrás, como los del Galaxy S7 Edge; mantiene el marco metálico y el vidrio frontal y trasero. Tiene 7,9 mm de grosor y pesa 169 gramos. La batería es de 3500 mAh (fija) y los 64 GB de almacenamiento de pueden expandir con una microSD.

El Galaxy Note 7 es diferente, sin embargo, al incluir un puerto USB-C (reversible) y un escáner de iris en el frente del teléfono, que sirve para desbloquearlo como una alternativa al sensor biométrico. No es, sin embargo, el primer equipo en ofrecer algo así; los Lumia 950 de Microsoft ya incluyen esta tecnología de escaneo de iris. La compañía dice que funciona incluso con usuarios que tengan anteojos. El escáner de iris permite también dar acceso a contenido privado específico dentro del teléfono, que incluye tanto archivos como aplicaciones; así, es posible tener dos versiones de una misma aplicación, una configurada con el usuario estándar, y otra versión, independiente, con otro usuario, accesible sólo al usar el escáner de iris.

Fuente: La Nación.