Brasil: el Gobierno aseguró que “respeta el proceso institucional”

Foto: La Nación

La Cancillería emitió un comunicado en el que reafirma “su voluntad de continuar por el camino de una real y efectiva integración”; el texto fue acordado entre Susana Malcorra y Marcos Peña.

Una respuesta institucional y moderada. Así podría definirse la reacción del Gobierno luego de la finalización del proceso que determinó la destitución de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y la confirmación de Michel Temer como su reemplazante.

“Ante los sucesos registrados el día de hoy en Brasil, el Gobierno argentino manifiesta que respeta el proceso institucional verificado en el hermano país y reafirma su voluntad de continuar por el camino de una real y efectiva integración en el marco del absoluto respeto por los derechos humanos, las instituciones democráticas y el derecho internacional”, dice el comunicado emitido hace instantes por la Cancillería.

“Argentina renueva su deseo de continuar trabajando con el Gobierno de Brasil para la resolución de los temas de mutuo interés de las agendas bilateral, regional y multilateral, así como para el fortalecimiento del MERCOSUR”, culmina el escueto comunicado, consensuado entre la canciller, Susana Malcorra, y el jefe de gabinete, Marcos Peña.

En la campaña electoral que lo llevó a la Presidencia, Macri planteó que consideraba “prioritaria” la relación bilateral con Brasil. Pocos días antes de asumir la Presidencia, el 5 de diciembre pasado, se reunió con Rousseff en el Palacio del Planalto, en su primer viaje luego de ganar el ballotage. “A Dilma la vi muy tranquila. Me explicó lo que estaba sucediendo. Es un tema de Brasil y no corresponde entrometerse. Confío plenamente en las instituciones de Brasil, un país fuerte y sólido que ha mostrado en los últimos años una consolidación de sus sistema democrático”, aseguró entonces en conferencia de prensa. En esos días el Congreso inició el proceso que hoy terminó con la destitución de la presidenta de Brasil.

En estos meses, Argentina y Brasil tuvieron algunos roces: un Mercosur que no arrancaba, problemas en el comercio bilateral y por la situación de Venezuela. El 5 de este mes, Macri y Temer se reunieron en el palacio Itamaraty, con la inauguración de los Juegos Olímpicos como tema central. Hoy se inicia una nueva etapa.

La Nación.