Brasil no reconoce a Venezuela al mando del Mercosur

Además, el Gobierno interino apuntó a Uruguay, por dejar al gobierno de Maduro a cargo de la presidencia y la “falta de certezas” que genera esto.

El gobierno interino de Brasil envió una carta a las cancillerías de Argentina, Paraguay y Uruguay en la cual afirma que no reconoce a Venezuela en la presidencia del Mercosur durante este semestre y muestra críticas al accionar del gobierno uruguayo de Tabaré Vázquez, reveló hoy el diario O Estado de Sao Paulo.

La misiva del canciller José Serra también tuvo críticas hacia el gobierno de Uruguay, ya que se califica como “sin precedentes” y como “algo que genera falta de certezas” la decisión unilateral uruguaya de dejar la presidencia rotativa del Mercosur para que asuma Venezuela.

El gobierno brasileño sostiene que la presidencia rotativa debe pasarse luego de un consenso, dice la carta, de acuerdo al diario O Estado de Sao Paulo, que apoyó públicamente a Serra como candidato presidencial en 2010 contra DIlma Rousseff.

“El gobierno brasileño entiende que se encuentra vacía la presidencia pro tempore del Mercosur, toda vez que no hubo decisión consensuada al respecto de su ejercicio en el período semestral subsecuente”, dice la carta, que indica que Caracas aún no cumplió “disposiciones esenciales” para adherir al Mercosur.

El domingo, en declaraciones al diario Correio Braziliense, Serra afirmó que Venezuela había sido admitida en el Mercosur por “un golpe” en 2012, cuando Paraguay, que se negaba al ingreso de Caracas, había sido suspendido del bloque tras el derrocamiento mediante un juicio político parlamentario expres del presidente Fernando Lugo.

El tono contra Uruguay usado por el Palacio de Itamaraty, según O Estado de Sao Paulo, se produce luego de que Montevideo no aceptara las condiciones pedidas por Serra para intentar aislar a Venezuela del Mercosur.

Serra y el ex presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), aliados clave de Temer y unidos a favor del juicio político contra Dilma Rousseff, viajaron a Uruguay el 6 de junio pasado para pedirle, sin éxito, al canciller Rodolfo Nin Novoa que mantuvieran el mandato hasta mediados de agosto para evitar pasarlo a Venezuela.