Colesterol: los mitos más comunes

Afirmaciones populares que no son correctas. Saber la verdad lo ayudará a cuidarse y cuidar a su familia.

Algunas creencias corrientes acerca del colesterol incluyen errores que pueden llevarlo a un manejo equivocado del problema:

1. Usar margarina en lugar de manteca me ayudará a disminuir el colesterol.

No es así. Tanto la margarina como la manteca son ricas en grasa, así que use ambas con moderación. El principal factor alimentario que influye en el colesterol en la sangre es la grasa saturada y trans que hay en la comida. Limitar los alimentos ricos en grasas saturadas y trans ayuda a disminuir el colesterol LDL (malo) y total. La mayoría de los aceites vegetales y las margarinas blandas o líquidas tienen menos grasas saturadas y trans que las untables sólidas y son preferibles antes que la margarina sólida y la manteca. Si consume margarina, tenga en cuenta que hoy existen marcas de primera línea que no aportan grasas trans: elija una que diga “0 grasas trans” en los datos nutricionales.

2. Las personas delgadas no tienen que preocuparse por el colesterol alto.

Falso. Cualquier tipo de cuerpo puede tener colesterol alto. Las personas que tienen exceso de peso son más propensas a tener colesterol alto, pero las delgadas también deben hacerse controlar el colesterol de manera regular. Muchas veces los flacos no son tan concientes de la cantidad de grasa saturada y trans que comen. Nadie puede “comer todo lo que quiera” y permanecer con un corazón sano. Hágase controlar el colesterol de manera regular independientemente de su peso; practique actividad física y aliméntese en forma saludable. Conozca más sobre lo que puede hacer para manejar sus niveles de colesterol.

3. Mi médico no me ha dicho nada acerca del colesterol, así que no tengo que preocuparme.

Su salud es su responsabilidad. Pregunte a su médico si debe hacerse una prueba de colesterol. Aprenda a interpretar todas las cifras, incluidos los niveles de colesterol HDL (bueno), colesterol LDL (malo) y triglicéridos. Si está en el límite de riesgo elevado, analice las opciones con su médico, quien podría recomendarle cambios en la dieta y el estilo de vida y/o medicamentos. Siga todas las instrucciones del médico y vuelva a hacerse las pruebas de colesterol que le recomiende. Si tiene dudas, haga una lista de preguntas para hacerle a su médico.

4. La etiqueta de mi comida favorita dice que no tiene colesterol, así que estoy seguro de que es una opción “saludable para el corazón”.

Las etiquetas de los alimentos son muy útiles, pero usted debe saber qué datos observar. Muchos alimentos “bajos en colesterol” contienen altos niveles de grasas saturadas y/o grasas trans, y ambas contribuyen al colesterol alto en la sangre. Incluso los alimentos que afirman ser “bajos en grasa” podrían tener un contenido de grasa más alto de lo esperado. Busque la cantidad de grasa saturada, grasa trans, colesterol y calorías totales en una porción del producto. Además, fíjese qué cantidad constituye una porción. Muchas veces es menos de lo que usted piensa. El primer ingrediente de la lista es el que más se usa en el producto, así que elija productos en donde las grasas y los aceites aparezcan casi al final. Las grasas trans se encuentran en cantidades variables en la mayoría de los alimentos fabricados con aceites hidrogenados, como los alimentos horneados, tortas, galletitas saladas y dulces, tartas, panes, rosquillas, alimentos fritos, manteca y algunas margarinas y productos lácteos. Busque información sobre las grasas.

5. Tomo medicamentos para el colesterol alto, de modo que no tengo que cuidarme en las comidas.

No es así. Por lo general, la terapia farmacológica se indica a la personas que, a pesar de los cambios en la dieta, la actividad física regular y la pérdida de peso, siguen teniendo niveles elevados de colesterol, o a quienes tienen riesgo elevado de enfermedades del corazón y ataque cerebral. Los medicamentos modernos han contribuido mucho para ayudar a controlar los niveles de colesterol en la sangre, y algunos pueden tratar el colesterol que el propio cuerpo produce. Pero mejorar la alimentación y el estilo de vida, además de tomar el medicamento que el médico le recete, es la mejor manera de ayudar a prevenir las enfermedades del corazón. Usted debe comer saludablemente y hacer al menos 30 minutos de actividad física de intensidad moderada cinco o más días a la semana. También es importante que tome el medicamento exactamente según las indicaciones del médico.

6. Leí que desde hace poco se sabe que los huevos no son tan malos para el colesterol, así que puedo volver a comer dos huevos todos los días.

No es tan sencillo. Un huevo contiene alrededor de 200 miligramos de colesterol. El límite diario de colesterol que se ingiere con los alimentos es de menos de 300 miligramos para las personas con niveles altos de colesterol LDL (malo). Puede incluirse en las comidas hasta un huevo por día si además se limita el colesterol en la alimentación diaria (presente en carnes grasas, aves con piel y productos lácteos enteros).

Por ejemplo, desayunar dos tazas de café con una cucharada de crema cada una, almorzar una pechuga con mayonesa y un huevo duro, y cenar un bife a la parrilla representa más del colesterol alimentario recomendado. En este caso, si va a comer un huevo por día, beba el café sin crema (agréguele leche descremada), cuide que la pechuga no tenga piel, agregue no más de una cucharada de mayonesa light, achique el tamaño del bife y acompáñelo con verduras.

También recuerde que muchos otros alimentos, sobre todo los horneados, son preparados con huevos. Las personas con niveles altos de colesterol LDL o que toman medicamentos reductores del colesterol deben consumir menos de 200 mg de colesterol por día. Aprenda más acerca de cómo cocinar para tener colesterol más bajo.

7. Soy mujer, por lo tanto no tengo colesterol alto. Es un problema de los hombres.

En general, las mujeres premenopáusicas están protegidas de los niveles altos de colesterol LDL (malo) porque la hormona femenina estrógeno tiende a aumentar los niveles de colesterol HDL (bueno). Sin embargo, los niveles de colesterol tienden a subir con la edad, y en las mujeres posmenopáusicas podrían no ser suficientes una dieta saludable y actividad física regular para evitar que el colesterol aumente. Si usted está cerca de la menopausia, es importante que se haga controlar el colesterol y hable con su médico. Infórmese más acerca de las mujeres y el colesterol.

8. No es necesario controlar el colesterol hasta la mediana edad.

Todas las personas deben comenzar a hacerse análisis de colesterol a los 20, pero es recomendable evaluar el colesterol a una edad temprana. Incluso los niños, sobre todo los que tienen familias con antecedentes de enfermedades del corazón, pueden tener niveles altos de colesterol. Además, existe evidencia de que estos niños tienen un mayor riesgo de tener enfermedades del corazón cuando sean adultos. La falta de actividad física regular, los malos hábitos de alimentación y la genética pueden subir los niveles de colesterol de un niño. Los padres y los cuidadores pueden ayudar a los niños a tener un estilo de vida saludable para el corazón sirviéndoles alimentos bajos en grasas saturadas, grasas trans y colesterol; exhortándolos a hacer al menos 60 minutos de actividad física casi todos o, preferentemente, todos los días; y destacando la importancia de no fumar. Busque información sobre los niveles recomendables de colesterol en los niños.

Claves para todos

* Lleve una alimentación saludable y practique actividad física en forma regular.

* Hágase todos los chequeos correspondientes.

* Siga las indicaciones de los profesionales de la salud.

* Aprenda más sobre las fuentes de colesterol y cómo mantenerlo bajo control.

Fuente: drcormillot.com