¿Cómo aprovechar al máximo la bicicleta fija que hay en casa?

Es una buena ayuda para moverse sin salir de su hogar o cuando el tiempo es corto.

Hacer ejercicio en una bicicleta fija puede ser tan bueno como caminar, andar en bicicleta o nadar si se la usa adecuadamente. Ayuda a tonificar pantorrillas, muslos y nalgas, aunque no trabaja la parte superior del cuerpo.

Algunos médicos las recomiendan a pacientes que se recuperan de problemas cardíacos. Debido a que el asiento soporta el peso del cuerpo, pedalear causa menos esfuerzo en los músculos y articulaciones que correr o trotar.

Conviene hacer sesiones de 20 minutos, 3 ó 4 veces por semana.

¿Estándar o “full”?

Existen dos tipos de bicicletas fijas: estándar y ergómetros. Estos últimos cuentan con indicadores que calculan el trabajo realizado en fuerza, calorías consumidas, kilómetros recorridos o velocidad, pero son más caros que las bicicletas estándar y tal vez no sean imprescindibles las mediciones que realizan.

Tips para principiantes

Antes de comprar una bicicleta fija tenga en cuenta algunas sugerencias:

-Pruébela primero. Podría resultar poco equilibrada, de un tamaño no adecuado para usted, o muy ruidosa.

-El volante debe ser firme y pesado.

-Fíjese que tenga asiento anatómico, blando y cómodo.

Cómo usarla correctamente

-El pedaleo debe ser suave.

-Si tiene un medidor de revoluciones comience su sesión a unas 45 por minuto a tensión moderada.

-Use ropa liviana y absorbente, en lo posible de algodón.

-Haga las sesiones serán más entretenidas escuchando música o mirando televisión mientras realiza el ejercicio. Puede usar auriculares.

-Para complementar practique otro tipo de ejercicios que trabajen las partes superiores del cuerpo, que no se logra con la bicicleta.

Fuente: drcormillot.com