Juicio oral para Stinfale y Conci por la Time Warp

El fiscal federal Federico Delgado pidió hoy que el abogado y el empresario vayan a juicio oral y público luego de la muerte de cinco jóvenes por consumo de drogas sintéticas.

También pidió que vayan a juicio los otros procesados que hasta el momento tiene la causa: el apoderado de la empresa organizadora Dell Producciones, Maximiliano Ávila; el responsable del plan de evacuación, Carlos Garat, el encargado de seguridad en Costa Salguero, Carlos Penise; y el asesor artístico Martín Gontad. A todos los acusó de ser coautores de facilitación de un lugar para la venta de drogas en forma agravada y con penas que podrían alcanzar los 16 años de prisión; en tanto que a Gontad lo acusó de ser partícipe necesario.

“Hemos demostrado que el fin de lucro como la guía rectora de la acción social y la anuencia delictiva de las autoridades municipales y policiales, formó una combinación fatal cuyo resultado fue la muerte”, sostuvo Delgado. Se trata del primer tramo de la investigación puesto que aún resta investigar a medio centenar de prefectos que intervinieron en la fiesta en Costa Salguero y a quienes se acusa por haber omitido controles y tareas de prevención de drogas.

“La responsabilidad que se le atribuye a las dos cabezas de las empresas organizadoras: Víctor Stinfale por Energy Group SRL y Adrián Conci por Dell Producciones SA, ambos tenían un poder amplio de decisión, aunque no exclusivo, sobre las características del hecho, en particular, sobre el diagrama de seguridad que facilitó la libre circulación de drogas”, según el fiscal dijo en el escrito al que accedió NA.

Delgado remarcó la presencia de Conci como la máxima autoridad organizativa presente en el lugar, en tanto que Stinfale “su poder de gobierno se vio con claridad en la venta de agua” de la empresa Energy Group. “Si hay muchas formas de vender una bebida, ¿Que otra mejor que administrar la sed? A eso se llegó en la tragedia”, agregó, en referencia a que el consumo de drogas generaba esa necesidad.

“Los nombrados instituyeron un espacio social excluido de la soberanía estatal; es decir sustraído de cualquier tipo de control público pero con la complicidad de las autoridades estatales, que permitió en los hechos el funcionamiento de una suerte de mercado al que concurrían libremente quienes querían vender y los que deseaban comprar drogas prohibidas en la fiesta electrónica “Time Warp”, con el propósito de obtener un fin de lucro a través de la venta del agua marca Block”, concluyó la fiscalía.

Según la fiscalía, Conci, Ávila y Stinfale fueron los organizadores; el encargado de toda la logística de la fiesta fue Garat junto con Penise, dedicados a las cuestiones de la seguridad, y Gontad fue quien contrató la marca internacional Time Warp y manejó la parte artística de la fiesta. Delgado tuvo en cuenta que Conci se valió de personal de la firma Energy Group, pese a que era un supuesto proveedor simplemente, y que utilizaba una línea telefónica de aquella empresa, por lo que consideró que era parte de la organización.

Sobre Stinfale si bien no estuvo presente en el lugar de los hechos valoró que a través de su secretaria, Erica Troilo, mantuvo comunicaciones con quienes sí lo estaban a tal punto que por una cadena de whatsapp se informó el ingreso total de público que superó las 20 mil personas cuando el predio estaba habilitada para 13.000.

El fiscal lo considera socio junto a Walter Santángelo de Energy Group y rechaza la versión de Stinfale sobre que es sólo un asesor jurídico de la empresa: recordó que en 2006 fue procesado y embargado en sus bienes por presunto encubrimiento del caso AMI y que por esa razón no podía figurar formalmente al frente de la firma.

En Costa Salguero esa noche “se ha acreditado el exceso de personas dentro del predio” sumado a una “alarmante condición del lugar” por el calor que reinaba, la falta de ventilación, y la falta del servicio de agua corriente, entre otras graves irregularidades.

Noticias Argentinas.