Salud: 4 millones de argentinas no se hacen mamografías

El dato surgió de una encuesta realizada a nivel nacional, que el 40 % de las mujeres mayores de 40 años no se realizan controles médicos anuales.

El cáncer de mama es la causa de muerte por tumores más frecuente en mujeres en la Argentina. Sin embargo, casi un cuarto (3,8 millones de mujeres en nuestro país) no se consideran informadas sobre las generalidades de la enfermedad y sus métodos de detección temprana, según reveló la Encuesta Nacional de Opinión Pública sobre conocimiento del Cáncer de Mama realizada por Fundación Avon y Voices!.

El cáncer de mama es una enfermedad asintomática en sus estadios iniciales, es decir, no duele ni suele presentar síntomas visibles que alerten del desarrollo de la enfermedad, salvo pocas excepciones. Por ello la herramienta ideal para poder diagnosticar esta patología de manera temprana es la mamografía, que permite detectar las lesiones cuando aún no son palpables, aumentando las posibilidades de curación en más de un 90% de los casos y asegurando mejores resultados estéticos.

“Según los datos obtenidos, podemos concluir que el cáncer de mama es un tema muy instalado en la sociedad, pero con un alto porcentaje de información incorrecta, ya que el 76% de los encuestados piensa que el cáncer de mama es una enfermedad muy grave. Pero alarma la cantidad de mujeres que estando dentro de la edad de realizar los exámenes, no se realizan mamografías ni controles clínicos médicos: 4 de cada 10 argentinas mayores de 40 años no tienen el hábito de realizarse una mamografía anualmente”, explicó la doctora Karina Pesce, miembro de la Sociedad Argentina de Mastología (SAM), entidad que participó en el análisis de los resultados de la encuesta y realizó aportes en las conclusiones de la misma.

Mientras que un 87% de los encuestados reconoce saber sobre el cáncer de mama y sus riesgos, sólo un 57% de las mujeres mayores de 40 años realiza las mamografías anuales y un 37% (equivalente a casi 6 millones de mujeres) declara nunca haberse realizado una mamografía. A la hora de inferir el porqué de estas conductas, cuatro de cada diez entrevistados argumentaron que no realizan las mamografías porque sus médicos no se las solicitaban y otras referían que no las realizaban porque no tenían síntomas y no lo consideraban necesario. “Todo esto pone de manifiesto que debemos continuar enfatizando con educación para la salud entre la población y continuar con la capacitación y educación continua de los profesionales involucrados”, afirmó la mastóloga.

La mamografía anual, clave para lograr la detección temprana

La mamografía es la única herramienta que permite detectar de manera temprana el cáncer de mama en personas asintomáticas, y reducir significativamente la mortalidad: “Múltiples trabajos científicos demostraron que realizar mamografías anuales a partir de los 40 años permite la detección precoz, con mayores posibilidades de curación, de tratamientos conservadores y consiguiente reducción en la morbi-mortalidad”, enfatizó el especialista en imagenología mamaria y miembro de la SAM Daniel Mysler (MN 72638). Sin embargo, sólo un 58% de los participantes de la encuesta aludió a la mamografía como método por excelencia para la detección precoz del cáncer de mama, mención que disminuye a menor nivel socioeconómico (72% la menciona en sectores altos, contra un 62% que lo hace en estratos medios y un 54% en los bajos) y cuanto más nos alejamos de CABA (69% vs 56% en el resto del país).

“Es fundamental que las mujeres sin antecedentes de cáncer de mama incorporen la mamografía anual a partir de los 40 años, ya que esta herramienta detecta signos iniciales del cáncer de mama antes de que comiencen los síntomas. En más del 90% de los casos esta enfermedad es curable si se detecta a tiempo”, sostuvo la mastóloga Pesce.

El 41% de los entrevistados consideró al autoexamen mamario como un método de detección temprana del cáncer, pero -si bien esta técnica puede ser útil como control individual de rutina durante el período de tiempo que transcurre entre una visita al mastólogo y la siguiente- no es una buena herramienta para detectar tumores de manera precoz. Que la mujer conozca sus mamas y esté atenta a la aparición de nódulos, derrames de sangre por pezón, retracción de la piel o cualquier otro signo fuera de lo común, le permite consultar al especialista rápidamente para su estudio y control, pero sólo la mamografía detecta de manera temprana el cáncer de mama.

La Sociedad Argentina de Mastología, asimismo, recomienda realizarse una mamografía de base a los 35 años, y luego continuar con los controles mamográficos anuales a partir de los 40: “La mamografía basal a los 35 años tiene como objetivo utilizarla como examen preliminar para comparar pequeñas anomalías en los estudios subsiguientes”, detalló Mysler. Al respecto, teniendo en cuenta que las mujeres pre menopáusicas con mamas densas tienen una sensibilidad menor al promedio para detectar cáncer, el especialista sugirió complementar este estudio con una ecografía: “En aquellas pacientes con mamas con tejido glandular denso de distribución heterogénea o sumamente denso (mamas blancas en las mamografías), en las cuales puede aumentar el número de falsos negativos, es recomendable complementar la evaluación con una ecografía que permitirá reducir dicha tasa de falsos negativos”.

Fuente: Infobae.