Vaticinan un repunte económico para el cuarto trimestre

El Ministro de Producción, Francisco Cabrera, aseguró en el Consejo de las Américas que “en el último trimestre va a haber claramente un cambio, con una perspectiva de crecimiento de 4 o 5% para 2017”. También prevé un alza del PBI.

“Va a bajar la inflación; va a empezar la obra pública; va a haber una acumulación de inversiones; la cosecha récord va a ser muy importante y en Brasil, adonde va el 50% de lo que se exporta en la Argentina, paró la caída y empezó a vislumbrarse una recuperación”, detalló Cabrera.

Insistió luego, durante el encuentro que se desarrolla en un hotel porteño, en considerarse “muy optimista”, para lo cual mencionó los avances en materia de estabilización: “Se habló mucho sobre si íbamos a poder doblegar a la inflación o no, y vamos a terminar el año con tasas cercanas al 1% (mensual), lo cual ya en julio se empezó a ver”, remarcó.

Ante un auditorio con notable presencia empresaria, frente a anteriores ediciones del Consejo de las Américas, el ministro calificó también de “buena noticia” a las medidas sociales “por las cuales -dijo- millones de jubilados van a tener mejores ingresos”.

Cabrera admitió que “empiezan ahora los otros desafíos, el principal de los cuales es la falta de demanda de empleo, en un país con sólo 6 millones de personas que trabajan en el sector privado formal”. Y evaluó: “Muy pocas bajo cualquier comparación internacional”.

“Otros 4 millones de trabajadores -detalló- se desempeñan en los estados nacional, provinciales o municipales; 5 millones son informales; 3,5 millones cuentapropistas, la mayor parte para hacer changas; y 1,3 millón son desocupados”.

Cabrera consideró que generar empleo de calidad y cuidar los actuales depende de la solución que se dé a los serios problemas de productividad y competitividad del país.

“Tenemos algunos sectores muy competitivos, como el campo y los servicios de valor agregado (que el año pasado exportaron por u$s 7.000 millones), y otros más sensibles, vulnerables a una eventual apertura de la economía”, admitió el ministro.

Enumeró luego los planes en marcha en favor de las pymes y los emprendedores, de fomento a las exportaciones, el aumento de la producción energética, y la mejora de la infraestructura en distintos sectores, como el de comunicaciones.

Cabrera juzgó asimismo prioritario “reducir el costo de capital para beneficiar a las empresas, especialmente pequeñas y medianas, para lo que hay que profundizar el mercado de capitales y el financiero”.

“Otros temas son la mejora del capital humano y los costos asociados a la litigiosidad, y la baja de la presión impositiva, para lo cual hay que hacer una modificación tributaria fuerte”, agregó.

El ministro resaltó al respecto que “éste es el primer gobierno que bajó impuestos, con las retenciones a las exportaciones, y la ley de pymes, que redujo Ganancias, el impuesto al cheque y la ganancia mínima presunta”.

Un punto adicional mencionado ante el Consejo fue el de los acuerdos comerciales, que hoy la Argentina tiene firmados con países que representan el 10% del PBI mundial, mientras Chile mantiene tratados con 90% de esos países, aunque Cabrera confió en el Mercosur y en que la alianza con Brasil “sea una plataforma competitiva que gane nuevos mercados”.

El funcionario aseguró que “una mayor integración al mundo es un índice de mayor normalidad”, que completará la secuencia iniciada con “una macroeconomía responsable, lo cual incluyó el acuerdo con los holdouts, para que la Argentina entrara en el contexto del mercado del crédito internacional”.

Mencionó, asimismo, como bases para el crecimiento las medidas adoptadas en materia de unificación del tipo de cambio y el pago de deudas comerciales acumuladas por falta de divisas (del orden de los u$s 20.000 millones de dólares), y de dividendos, royaltíes y licencias.

“Lo que falta es el desarrollo del Plan Productivo Nacional”, concluyó Cabrera.

Fuente: Télam.