Consejos para evitar la varicela

La varicela es una enfermedad infectocontagiosa de tipo viral que ataca en cualquier etapa de la vida, aunque son más susceptibles los chicos menores de 2 años. Posee ciertas características que hay que tener en cuenta para evitar complicaciones.

Por tal motivo, la doctora Cecilia Tamarit, especializada en Pediatría explicó que se trata de una enfermedad exantemática, porque tiene manifestaciones en la piel, con pequeñas ronchitas y es polimorfa (va cambiando de forma y textura con la evolución del proceso). También es autolimitante, ya que comienza y termina sola; únicamente necesita un apoyo a los síntomas como la fiebre y la picazón.

Para evitar las complicaciones que produce la varicela, no hay que tomar ni usar corticoides, porque se corre el riesgo de transformar esta eruptiva en necrohemorrágica que producirá cicatrices de por vida o dolencias más serias. Tampoco se debe ingerir aspirinas o aspirinetas para bajar la fiebre o calmar el dolor articular, ya que puede provocar el síndrome de Reye que afecta principalmente al hígado y cerebro.

Por otra parte, es importante tener presente que esta afección disminuye las defensas, por lo tanto, no pueden recibir vacunación por un lapso de 60 días. Asimismo, las personas con varicela deben hacer reposo y evitar el contacto con quienes están inmunocomprometidos o con embarazadas. Si una mamá de menos de tres meses de gestación contrae la enfermedad, su bebé corre peligro de nacer con severas secuelas neurológicas.

Para impedir que las lesiones se infecten es necesario bañarse a diario, mantener las uñas cortas y limpias para que no se introduzcan bacterias dentro de las vesículas de la varicela.

Otro punto a destacar, es que esta eruptiva contagia a partir de dos días antes de la aparición de los síntomas como las primeras lesiones, hasta que las mismas están en período de costra. La duración está marcada por la cantidad de vesículas en el cuerpo.

Como siempre, hay que consultar al médico, porque es el profesional quién va a decidir el tiempo de reposo que necesita cada paciente, así como si precisa antitérmico.

Los mejores preventivos son, sin dudas, la lactancia materna y la vacunación a tiempo; que si bien no pueden evitar la enfermedad, lograrán que sea más leve y pasajera, sin dejar secuelas.

Fuente: Municipalidad de Guaymallén.