General Alvear vibró al ritmo de Ciro y Los Persas

Más de diez mil personas asistieron al recital de la banda liderada por Andrés Ciro Martínez que se realizó en el Estadio Andes del departamento sureño.

Un inicio de primavera diferente vivieron los alvearenses y los cientos de fanáticos que desde temprano poblaron las calles de General Alvear para presenciar un histórico concierto que agrupó también a bandas locales como Vieja Cepa, Do Acorde, Kratevas, Hecharenmano y Satiro Jeek.

A primeras horas de la mañana comenzaron a verse las primeras postales del evento. Puestos de merchandising y comidas rápidas le dieron un tinte diferente a las cuadras aledañas al estadio Andes Fútbol Club.

Con el correr del tiempo, se empezó a ver una gran cantidad de fanáticos que llegaron a Alvear desde diferentes zonas de Mendoza, como así también de otras provincias.

Tal cual se había mencionado, a las 16:30 las puertas de Andes ya estaban abiertas y de este modo, los primeros en llegar buscaron un lugar de privilegiado en el campo, a pocos metros de sus ídolos.

Pasada las 17, los primeros acordes de Satiro Jeek se hicieron escuchar y la gente comenzó a deleitarse al ritmo del rock. Luego fue el turno de Kratevas, posteriormente Do Acorde, Hecharenmano y Vieja Cepa, quienes cumplieron con creces y demostraron estar a la altura de las circunstancias.

ciro-5

A las 21:30 y, luego de haberse hecho esperar algunos minutos, Ciro y Los Persas ingresó al escenario desplegando un recorrido que incluyó canciones de la banda, como así también los siempre vigentes temas de Los Piojos.

Miles de personas se le animaron al tradicional pogo a pocos metros del escenario, mientras que quienes se ubicaban a las orillas o en las tribunas coreaban las conocidas canciones.

El show culminó cerca de las 00:30 y fueron notorios los gestos de aprobación por parte de los asistentes, que se retiraron más que satisfechos por lo vivido en General Alvear.

Otro de los puntos altos, señalado tanto por los artistas como por los asistentes, fue la correcta organización interna y externa del predio. No solo grupo de amigos, de compañeros de escuela o de trabajo asistieron, sino también familias completas que optaron por disfrutar de una tarde distinta. Igualmente, una temperatura que promedió los treinta grados fue uno de los condimentos esenciales del festejo que dio inicio a la primavera.