Iscamen sigue capacitando a productores en Lobesia Botrana

Capacitación a productores en Lobesia Brotana

El organismo fitosanitario trabaja para lograr la mayor efectividad en la aplicación de las feromonas para combatir la plaga que afecta desde hace seis años los viñedos mendocinos.

Esta semana continúa el ciclo de capacitaciones que el Iscamen brinda a productores sobre Lobesia botrana y uso correcto y responsable de agroquímicos, en el marco de la liquidación de fondos que realiza el Instituto de Desarrollo Rural (IDR) a los beneficiarios del subsidio de “Cosecha y Acarreo 2015”.

Hoy lunes, la capacitación se dará en la Inspección de Cauces Rama Montecaseros, Carril Costa Canal, Montecaseros km 3,5, Alto Salvador, San Martín. En tanto que el martes 13, la temática se repetirá en el Miniteatro de Rivadavia y el miércoles 14, en la Casa del Bicentenario de Junín.

Tiene como objetivo principal acercar la información técnica disponible, entendiendo que la capacitación del sector agrícola es clave en la defensa de la sanidad vegetal. Ofrecen adquirir una visión que permita la integración de herramientas como estrategias sustentables de control.

Capacitación a la producción y la escuela

A la fecha, se han desarrollado 26 de encuentros, con más 2100 asistentes, destinados a facilitar la información y herramientas necesarias al sector primario de Mendoza. Además, a través de métodos pedagógicos de concientización como el proyecto “Biocontenedor” destinado a escuelas primarias, se busca incluir, a una mayor cantidad de actores, en la protección del patrimonio fitosanitario provincial. Ya se han capacitado a 730 docentes de 6º grado, para transmitir conocimientos sobre la importancia de la sanidad vegetal a los alumnos.

La capacitación es fundamental para que los productores agrícolas cuenten con las herramientas que les permitan afrontar la nueva agricultura en el mundo, desde la realidad del país, articulando todos los temas necesarios.

La globalización de la economía mundial y las nuevas técnicas productivas, se han traducido en un sorprendente incremento del intercambio de productos entre países y regiones. Sanidad y calidad de los productos, son herramientas que en la actualidad aceleran o retardan los mecanismos de intercambio.

Es posible articular los mecanismos que permitan canalizar hacia los productores la capacitación que requieren para su crecimiento económico y es necesario aprovechar los recursos disponibles (financieros, estructurales y humanos) así como toda la experiencia acumulada, para que el esfuerzo a realizar incluya las demandas que surjan desde el propio sector productivo.

Lograr un cambio conductual, la aceptación de nuevas prácticas y tecnologías en temas relativos a la actividad agrícola, implica un proceso de sensibilización y formación al final de los cuales, éstos son internalizados y adoptados por la gran mayoría produciendo un cambio positivo en el estado de situación.