Pidieron otra vez que Angelici vaya a indagatoria

El fiscal Federico Delgado apunta al presidente de Boca. Quiere saber si hizo gestiones para que Oyarbide renunciara como juez federal en abril.

Una vez más, el fiscal Federico Delgado puso la mira en el presidente de Boca, el macrista Daniel Angelici, y pidió que lo llamen a prestar declaración indagatoria en la causa por presunto tráfico de influencia en la que se lo investiga como presunto operador judicial del gobierno. Es en el marco de la causa en la que se investiga si hizo gestiones para que Norberto Oyarbide renunciara como juez federal en abril.

En un dictamen presentado ante el juez Sebastián Casanello, Delgado responsabilizó a Angelici de haber hecho gestiones para que Oyarbide se alejara de cargo, algo que -según fuentes judiciales- el entonces magistrado habría intentado evitar en la reunión que mantuvo con el ministro de Justicia Germán Garavano cuando llevaba en la mano su dimisión.

El fiscal reveló además que existen dos llamados que se detectaron en diciembre, en cercanías de las celdas de Comodoro Py, y que permitirían pensar que el entonces juez Oyarbide y Angelici hablaron el 4 y el 12 de diciembre, en medio del cambio de Gobierno.

Aunque Oyarbide aseguró que no usaba celular, Delgado -que ya lo había denunciado al juez por falso testimonio- sostuvo que esas comunicaciones se llevaron adelante desde el teléfono de la pareja del ex juez, Claudio Hernán Blanco, a Fernando Miguel Pontoriero, “un empleado de Daniel Angelici” en la firma World Games SA, indicó el dictamen al que accedió la agencia de noticias DyN.

Tras la declaración en a causa de Elisa Carrió, una aliada de peso para el macrismo, y de periodistas, Delgado estableció que “en diciembre de 2015 Oyarbide anunció públicamente su intención de jubilarse” pero luego “intentó revertir” esa decisión cuando estuvo el 7 de abril en el misterio de Justicia ante el titular de la cartera, Germán Garavano y el secretario de Justicia, Santiago Otamendi.

En esa reunión, Oyarbide habría ofrecido activar causas que salpicaban al kirchnerismo. Si bien Otamendi negó esas versiones, el ministro Garavano confirmó el ofrecimiento en una entrevista radial y dijo que “hubo insinuaciones en esa dirección y mensajes en ese sentido”, según detalló el fiscal.

En esa reunión, Oyarbide habría ofrecido activar causas que salpicaban al kirchnerismo. Si bien Otamendi negó esas versiones, el ministro Garavano confirmó el ofrecimiento en una entrevista radial y dijo que “hubo insinuaciones en esa dirección y mensajes en ese sentido”, según detalló el fiscal.

En su momento, Angelici había replicado a Carrió diciendo que su denuncia carecía de pruebas. “¿Cuándo me vieron en Tribunales o Comodoro Py?”, se había preguntado.

El tema estalló en una semana en la que las internas dentro del seno macrista estuvieron a la orden del día, luego de que se encontraran 10 barriles de efedrina en Ezeiza. Ya que además de estar lidiando con la causa por tráfico de influencias, Angelici podría tener que enfrentar otro revés judicial en los próximos días.

Una vez más el embate en su contra llega de la mano de Carrió, quien durante su férrea defensa al desplazado jefe de la Aduana Jua José Gómez Centurión, sostuvo que al funcionario le hicieron una “operación de inteligencia”, de “mafias enquistadas” en ese organismo y sostuvo que estarían relacionadas con “contrabando, tráfico de efedrina, financiación ilegal de la política y negociados vinculados con el mundo del fútbol”.

En ese marco, Carrió vinculó en estas maniobras a distintos actores, que van desde el espía Antonio Stiuso y el presidente de Boca Daniel Angelici hasta el ex ministro de Planificación Julio De Vido y Alfredo “Freddy” Lijo, hermano de Ariel Lijo, el juez que lleva adelante la causa que impulsó la ministra de Seguridad Patricia Bullrrich contra Gómez Centurión.

Clarín.