Buscan fortalecer a productores de tomate para industria

La merma en la producción y el avance de las importaciones de pasta de tomate son las principales deficiencias que enfrentan los productores e industriales.

Las pérdidas en la cosecha de materia prima, el avance de la producción primaria de San Juan, por sobre Mendoza, y el retroceso del sector en el mercado interno -debido a que una de las principales firmas conserveras, habría decidido apostar por la importación de pasta de tomate, dejando afuera a los productores locales- fueron los principales planteos que los productores e industriales, nucleados en la Asociación Tomate 2000, trajeron a la reunión de trabajo con el Gobierno provincial.

El subsecretario de Agricultura y Ganadería, Alfredo Aciar, atendió a los asociados que plantearon la necesidad de acceder a créditos especiales para mejorar la tecnología que les permita ampliar el rendimiento y, de ese modo, mejorar la competitividad.

El objetivo de la Asociación es alcanzar las 2.000 hectáreas de plantación, invertir en capital de trabajo y en tecnología para riego por goteo y cobertura antigranizo.

Participaron de la reunión los entes financieros de la provincia como Fondo para la Transformación y el Crecimiento, Mendoza Fiduciaria y Cuyo Aval que apuntaron los planteos del sector y se comprometieron a revisar las líneas de créditos que se les puede ofrecer.

Los productores e industriales solicitaron dos tipos de crédito, uno para capital de trabajo y otro para inversión. En el primer caso se utilizaría para cosecha y acarreo, que según los cálculos rondaría los $30 mil por hectárea, y en el otro para tecnificar 200 hectáreas con riego por goteo, cuyos costos se estiman en US$ 3.500 por hectárea.

A modo de garantía, los miembros de la Asociación citaron tres ventajas que los avala para ser sujeto de crédito. En primer lugar que, que los técnicos del INTA certificarán si el productor asociado está en condiciones de desarrollar la actividad y por tanto acceder al financiamiento. En segunda instancia, los industriales se ofrecen a hacer de agente de retención, antes de pagarle la materia prima al productor. La tercera garantía es que los asociados poseen el seguro contra granizo.

Todo este panorama es favorable para que se concrete un financiamiento especial a través del Fondo para la Transformación y el Crecimiento, tras la reunión que el sector mantendrá en la entidad.