Continúa la reparación de la escuela Pouget

Infraestructura Social Básica tiene previsto realizar en octubre el llamado a licitación pública. La obra incluye el remplazo de techo y cielorraso de cinco cursos, un grupo sanitario y una preceptoría. Además, se hará el recambio completo del sistema eléctrico. Inversión de $1.400.000.

La Subsecretaría de Infraestructura Social Básica hará, con fondos nacionales, el remplazo completo de cielorraso y techo de cinco aulas, un grupo sanitario y una preceptoría de la escuela técnica agraria 4-007 Miguel Pouget, de Guaymallén, que días atrás sufrió un incendio que provocó serios daños en la estructura y el sistema eléctrico de todo un bloque ubicado en el sector sur del establecimiento.

Al respecto, en octubre está previsto realizar el llamado a licitación pública para convocar a las empresas interesadas en los trabajos, que incluyen, entre otros, el desmontaje de todo el cielorraso suspendido de machimbre afectado por las llamas, y de las chapas de zinc que también fueron perjudicadas por el intenso calor.

También se hará la correspondiente reparación de todo el sistema eléctrico, que asimismo fue destruido por el fuego. Esto significa que se trata de una obra de gran magnitud e importancia para la comunidad educativa de la escuela, dado que se hará una remodelación integral del edificio.

“Hemos avanzado bastante en el armado de los pliegos licitatorios y el proyecto de obra para hacer el remplazo completo del techo y cielorraso de cinco aulas, un grupo sanitario y una preceptoría, todos sectores que fueron muy afectados por el incendio. Tenemos previsto llamar a licitación lo antes posible para comenzar con los trabajos”, señaló el subsecretario de Infraestructura Social Básica, Guillermo Carbonell.

Infraestructura Social Básica hará la obra con recursos provenientes del Ministerio de Educación de la Nación, que serán gestionados en conjunto con la Dirección General de Escuelas.

Se calcula que los trabajos tendrán un costo aproximado de $1.400.000 y un plazo de ejecución de cuatro meses, ya que el objetivo es terminarlos en febrero de 2017, para que las instalaciones puedan volver a utilizarse en el inicio del próximo ciclo lectivo.

Como se trata de un bloque aislado del resto del edificio de la escuela, los trabajos de reparación no perjudicarán el normal dictado de clases. El lugar será cercado y vallado para mayor seguridad de los alumnos y docentes.