Cornejo firmó un acuerdo con la Nación por la deuda de la interconexión Comahue Cuyo

Se trata de las obligaciones asumidas por la provincia, hace más de 10 años, cuando ofertó en firme aportar $145 millones en condición de anticipo financiero para la construcción de la obra que se concluyó en 2011. Sin embargo el pago no había sido realizado hasta el momento.

“Estamos en el Consejo Federal de Energía Eléctrica firmando un acta acuerdo para que Mendoza salde la deuda que tiene desde hace muchos años con el sistema eléctrico y poder así comenzar a recibir el financiamiento que teníamos restringido para nuevas obras de energía eléctrica”, detalló el Gobernador Alfredo Cornejo luego de firmar un convenio con el Comité de Administración del Fondo Fiduciario para el Transporte Eléctrico Federal (CAF) para formalizar el plan de financiamiento, de un total original de $145 millones, respecto de la obra eléctrica Comahue Cuyo.

“Es un convenio que deberíamos de haber firmado hace mucho tiempo y en el ánimo de normalizar este país y desde luego normalizar institucionalmente nuestra provincia queremos comprometernos en nuestras obligaciones para poder exigir nuestros derechos también”, agregó el mandatario tras explicar que gracias a este acuerdo “el Consejo nos va a financiar proyectos chicos, fundamentalmente rurales, algunos urbanos, que necesitamos para ampliar redes o cambiar redes viejas que nos permitirá tener un mejor sistema eléctrico”.

Estuvieron el secretario de Servicios Públicos, Sergio Marinelli; el presidente del CAF y secretario de Energía de la Nación, Alejandro Sruoga; los vocales Norberto Martino y Juan Carlos Salavia, y el representante por Mendoza ante el Consejo Federal de Energía Eléctrica, Alejandro Neme, quien estuvo a cargo de las negociaciones que se realizaron en Buenos Aires.

“La Provincia había comprometido $145 millones en su momento de una obra que tenía una cifra superior. Obviamente ha pasado mucho tiempo y los montos son diferentes, lo que Mendoza va a recomponer, en cuanto sus pagos, desde fin de año, es un pequeño porcentaje que está contemplado en la tarifa, mientras que la provincia recibe $3 millones por mes de los fondos FEDEI – Fondo de Desarrollo Eléctrico Interior – que al año son $40 millones”, indicó Marinelli.

El funcionario sostuvo que “este dinero será volcado en un plan de obra integral a través de un convenio con las cooperativas eléctricas” y aclaró que “estas no son las obras que ellos están comprometidos a realizar en sus respectivos contratos de concesión para mantener la calidad en el sistema, estas son obras aparte que son para ampliación y mejoras”.

Los beneficios del acuerdo

El nuevo plazo que se logró es de 72 cuotas mensuales, con una tasa fija en pesos del 14,5% anual sobre  saldos, para refinanciar casi $67 millones, mientras se mantienen liberados ingresos por fondos FEDEI por alrededor de 45 millones anuales, que serán destinados al desarrollo eléctrico del interior posibilitando de esta manera el avance en mejoras para la población mendocina.

La cancelación de esta deuda le traerá a Mendoza importantes beneficios, ya que estará cumpliendo con un compromiso que había asumido, y cuyo incumplimiento le produjo la ausencia de obras por parte del Fondo Fiduciario, que en los últimos años financió trabajos en otras 19 provincias, permitiéndole reinsertarse adecuadamente en el lugar que le corresponde en el Consejo Federal.  Además, se podrán ejecutar obras por cuenta propia, con la recuperación de los FEDEI, y también canjear los derechos financieros que, por este acuerdo, culminará de pagar, por obras de infraestructura en alta tensión que la Provincia requiere para su desarrollo económico y seguridad energética.

El origen de la deuda 

Esta deuda tiene origen en la obligación asumida por Mendoza hace más de 10 años, cuando ofertó en firme aportar $145 millones en condición de anticipo financiero, para lo cual incluso se sancionó la Ley 7.500, luego ratificada por la Ley 8.530. Sin embargo, el aporte  no se realizó por distintas circunstancias, en tanto que la obra se construyó entre 2009 y 2011.

A raíz del incumplimiento, a partir de la puesta en servicio en 2011 de la obra, se retuvieron a Mendoza sus cuotas partes del Fondo de Desarrollo Eléctrico Interior (FEDEI), y transferidas al Fideicomiso a cuenta de la deuda impaga.

A partir de la actual administración se obtuvo la suspensión de las retenciones, desde enero de 2016 y se reanudaron negociaciones a efectos de llegar a un acuerdo para determinar capital e intereses ya pagados vía retenciones del FEDEI y, consecuentemente, capital remanente a financiar.