El cantautor Rey Montalvo llega a Mendoza

El trovador cubano regresa a la provincia. La cita será este 27 de octubre, a las 21, en la Sala Elina Alba de la Secretaría de Cultura.

Rey Montalvo vuelve a Argentina, donde espera reencontrarse con un público que considera conocedor y respetuoso de la canción de autor. Esta vez, ofrecerá conciertos en Córdoba, Mendoza, Santiago del Estero, Tucumán y Buenos Aires y su única acompañante será la guitarra, pues el músico apuesta por volver a la esencia de la Trova y recuperar la especial relación entre el trovador y su instrumento.

Las canciones de Rey hablan de sus preocupaciones: la sociedad que vive y sueña, el amor, las grandezas y miserias de los hombres y mujeres. La visión desprejuiciada de esos textos, su profundidad lírica, la interpretación sin artificios y cargada de sentimiento, así como el autoreconocimiento del trovador como un juglar modesto, en deuda con su tiempo, fueron cualidades que propiciaron que Silvio Rodríguez produjera su primer CD Lares.

La entrada será libre y gratuita y el espectáculo se desarrollará en el edificio de la Secretaría de Cultura, en Av. España y Gutiérrez, de Ciudad.

Sobre Rey Montalvo

Este trovador, sociólogo y escritor cubano, se gradó de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana.

En su Opera Prima participaron músicos del Buena Vista Social Club, además de Silvio Rodríguez y Vicente Feliú. Rey Montalvo tiene compuestas más de 300 canciones y ha ofrecido varios conciertos en teatros, museos e instituciones culturales de toda Cuba.

Ha compartido escenario con Silvio Rodríguez, Vicente Feliú, Augusto Blanca, Gerardo Alfonso, Pepe Ordás, Raúl Torres, Eduardo Sosa, Tony Ávila, el paraguayo Ricardo Flecha, las venezolanas Cecilia Todd y Elena Gil, las argentinas Teresa Parodi y Liliana Herrero, Carlos Ruiz de la Tejera, Los Muñequitos de Matanzas, entre otros.

Ha colaborado en varias publicaciones periódicas del país. Desde febrero de 2013, coordina el espacio Trovadores y Punto en la ciudad de Matanzas.