El Gobernador presentó los resultados de “Mendoza evalúa para aprender”

El operativo provincial de evaluación relevó información para generar un compromiso y una mejora en la calidad educativa que garantice y fortalezca las trayectorias escolares de los estudiantes.

“Queremos anunciar los resultados del operativo provincial de evaluación que hemos realizado para ver cómo se encuentra el sistema educativo”, anunció el Gobernador Alfredo Cornejo en la conferencia que brindó este viernes junto al equipo de la Dirección General de Escuelas.

Así, el Gobierno provincial, a través de la Dirección General de Escuelas, dio a conocer los resultados obtenidos en el operativo denominado “Mendoza evalúa para aprender”, realizado los días 9, 10 y 11 de agosto en 855 escuelas públicas de educación primaria de gestión estatal y privadas.

En la rueda de prensa en el cuarto piso de la Casa de Gobierno, el mandatario provincial estuvo acompañado por Jaime Correas, director general de Escuelas; Emma Cunietti, subsecretaria de Planeamiento y Evaluación de la Calidad Educativa; Celia Chaab, directora de Evaluación de la Calidad Educativa, y Cristian Expósito, subdirector de Estadísticas.

“Mendoza evalúa para aprender” se implementó de manera censal en tercer grado evaluando lectura oral, y en séptimo grado, evaluando las áreas de matemática, lengua y literatura.

El universo de estudiantes fue de 66.745, de los cuales 33.345 fueron de tercer grado y 29.283 de séptimo grado. Esto significa que se obtuvo una tasa de respuesta del 93 por ciento por parte de los estudiantes evaluados, lo que demostró una gran participación y compromiso con la propuesta tanto de alumnos, familias, docentes, directivos y la comunidad educativa en general.

“Han participado más de 800 escuelas, entre públicas y privadas, 66.000 alumnos en total, lo que indica que cerca del 93% de los alumnos fueron evaluados. Se trata de una amplia muestra si tenemos en cuenta que a nivel nacional el indicador no había superado el 40% en años anteriores”, remarcó Cornejo.

Desde la Dirección General de Escuelas consideraron que este tipo de acciones educativas tienden a generar un compromiso y una mejora en la calidad y a fortalecer el vínculo entre los alumnos, los docentes y las familias, buscando mejorar las trayectorias escolares de todos los alumnos.

“En esta dirección debemos comenzar a trabajar. Creemos que ya hemos dado los primeros pasos mejorando la asistencia de alumnos y docentes pero aún queda mucho por hacer . Esperamos que el año que viene los resultados vayan mejorando”, señaló el mandatario provincial.

En tanto Correas remarcó que es una muy buena noticia que el sistema educativo se haya comprometido con esta tarea: “Participó un sistema que está activo, que está en las aulas. Este es un concepto, como planteó el gobernador, que no es para sancionar a nadie, ni ir en contra de nadie, sino es para ir a favor de todos y corregir lo que anda mal”.

El gobierno escolar desarrolla este tipo de acciones concretas para el enriquecimiento del sistema educativo y lo fortalece a través de profesionalización docente, encuentros con expertos en temas educativos, aplicación de programas con llegada directa a las escuelas y sus alumnos, evaluaciones autoadministrables y acciones de articulación entre niveles.

Con estos operativos “podemos decir ‘esto es lo que nos pasa’. Esto no es una condena. Es una foto de los problemas que tenemos y sobre lo que venimos trabajando porque, de alguna manera, este era el diagnóstico que traíamos al iniciar nuestra gestión. Ahora lo tenemos más claro y más ubicado. Esto nos va a permitir tener mejores estrategias. Lo vamos a arreglar si todos nos metemos en el sistema y todos colaboramos con esto. Debemos convencernos de que la educación importe e implicarnos todos”, añadió el titular de la cartera educativa provincial.

Resultados obtenidos

“Los resultados no son buenos. Tal como pensábamos, el diagnóstico arrojó que los chicos no saben cosas tan básicas como leer y escribir y de comprensión lectora, en el caso de área de lengua, y realizar operaciones sencillas en el caso del área de matemática. Los resultados muestran que nuestro sistema educativo no está funcionado bien y hay que seguir trabajando con mayor complementariedad junto con las escuelas. Por ello hacemos tanto hincapié en que docentes y alumnos estén en el aula. La evaluación es un hito y no tiene como fin aplicar sanciones sino conocer el estado actual de nuestra educación”, indicó el Gobernador.

Cornejo también recordó: “Hace poco pusimos a funcionar la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE), a través de la cual conocimos los índices reales de inflación. Y así como en aquella oportunidad no escondimos la información, ahora tampoco lo estamos haciendo con la educación”.

De los alumnos evaluados en tercer grado se obtuvieron los siguientes resultados: en letras, el promedio obtenido fue de 58,23 por ciento; en palabras, 76.58 por ciento; en texto, 76.51 por ciento, y en lectura total, 68.41 por ciento. Evaluando los datos, se puede observar que el mayor elemento de dificultad que se encontró en los estudiantes se dio en la lectura de letras.

Con respecto a la evaluación de los alumnos de 7º grado, en matemática, los resultados fueron los siguientes: numeración, 61 por ciento; operaciones, 63 por ciento; geometría, 55 por ciento; medición, 50 por ciento; probabilidad y estadística, 65 por ciento. Observando los resultados, en medición se evidencia el promedio más bajo, que implica que las matemáticas al servicio de los problemas cotidianos no alcanzan los resultados esperados. Pero en probabilidad y estadística se obtuvieron mejores puntajes, lo que evidenció que los alumnos pueden leer diferentes informaciones dadas a través de un gráfico.

En lengua y literatura, los alumnos de 7º grado obtuvieron los siguientes resultados: reconocimiento de información explícita, 75,26 por ciento; inferencia de información implícita, 42,05 por ciento, y reflexión sobre los hechos del lenguaje y de la literatura, 48,79 por ciento.

“Desde mi perspectiva sobre el informe de los resultados de las evaluaciones a los alumnos de tercer grado, hay dos o tres ideas que quiero rescatar. Una, que me conmocionó, es que en este informe se plantea que los chicos llegan al puntaje que se esperaría que lleguen en segundo grado, y lo hacen recién en tercero. Esto quiere decir que el puntaje que adquirirían en segundo grado lo adquieren en tercero. Este es un promedio. Obviamente que hay alumnos que lo logran en su proceso, algunos antes, y otros que lo adquieren bastante después, y ese puntaje que tiene que ver con la destreza lectora es el pórtico de la comprensión. Es decir, llegamos tarde al inicio de la carrera por la comprensión. Esto nos está mostrando una debilidad severa, complicada, y que tenemos que abordar. De hecho, este año hemos incorporado distintas estrategias y vamos a ir por otras”, explicó Correas.

“El otro dato que también me preocupó fue, y que plantea un problema filosófico sobre este tema, es que, insisto, siempre hablando de promedio, chicos que lo tienen y otro que aún no lo logran, es que pareciera ser que las primeras operaciones matemáticas, las más básicas, tanto con el lenguaje como de operaciones de matemáticas, las más mecánicas, de alguna manera están adquiridas. Pero el problema se nos presenta cuando esas primeras destrezas adquiridas las tenemos que aplicar a operaciones más complejas, cuando las tenemos que llevar a la vida cotidiana. Ahí desgraciadamente nuestros resultados caen, para nuestro gusto, demasiado. Esto nos estaría indicando que el sistema no les estaría dando a los chicos ese insumo que necesitan para la vida”, reflexionó Correas.

Por su parte, la subsecretaria Planeamiento y la Calidad Educativa, Emma Cunietti, puntualizó que lo importante que hay que entender en este resultado es que el chico no tiene problema para pensar, lo que le falta es el ejercicio de practicar. “Tomemos el ejemplo del que aprende a manejar. Al principio, el que aprende a conducir un auto le va costar  mirar el paisaje y escuchar la radio, pero si uno ya automatizó el proceso, y esto es lo que dicen las neurociencias, si uno automatizó el proceso del manejo del auto, yo puedo disfrutar del paisaje. Es decir, si uno automatiza un proceso inferior, yo puedo llegar a un proceso mayor. Ahora, ¿cómo automatizo el proceso? Con ejercicio. No sólo los músculos se ejercen, también las neuronas. Y ese ejercicio se logra a partir de una gran batería de lectura de ejercitación matemática y esto es lo que hay que trabajar. Mucha práctica en la escuela”, aseveró Cunietti.

En este sentido, Celia Chaab explicó que este tipo de evaluaciones está posicionado en un marco teórico a partir de la neurociencias, como el aporte de la doctora Ana María Borzone, investigadora del Conicet y de la Universidad de Buenos Aires, quien ha introducido números aportes sobre la alfabetización dentro de este paradigma. “Las neurociencias lo que nos da dentro de ese ámbito alfabetizador es lo esperable del desarrollo de ese niño. Es decir, a partir del desarrollo neuronal de las personas, hay aprendizajes esperables”, indicó Chaab.