Infertilidad masculina: ¿a qué se puede deber?

Hay casos de infertilidad masculina en que las causas se conocen, pero también hay ocasiones en que no.

“Es muy difícil desvincular la infertilidad masculina de la femenina, ya que la capacidad de tener hijos es el resultado de la suma de la contribución del hombre y de la mujer”, explica Nicolás Garrido, director del laboratorio de Andrología de IVI Valencia.

De hecho, es muy difícil establecer si el hombre o la mujer suelen padecer más problemas de infertilidad. Los estudios suelen decir que el 40 por ciento es por causas masculinas, el 40 por ciento femenina y 20 por ciento por razones mixtas. “Pero este tipo de cifras, en mi opinión, no reflejan la contribución o culpa diferente entre sexo”.

Muchas causas se vinculan con la incapacidad de producir espermatozoides o que estos ejerzan su función. “Un 10-15 por ciento de las causas de infertilidad masculina son genéticas, lo que provoca que los varones tengan unas muestras de semen con pocos o ningún espermatozoide. En otro pequeño porcentaje de casos, los espermatozoides, a pesar de producirse, no salen en el eyaculado por bloqueos en el tracto genital masculino”, explica Garrido.

A partir de ahí hay una colección de motivos por los cuales la calidad del semen puede ser tremendamente variable. Puede variar de la fertilidad de la pareja y la calidad de los ovocitos.

Además, como se señalaba al comienzo, “en muchos casos la causa no se conoce. La muestra de semen tras un análisis es aparentemente normal, pero no pueden tener hijos”, asegura el experto.

Calidad del semen

Existen muy pocos casos en los cuales hay alteraciones hormonales, como el hipogonadismo, que es tratable y se puede tratar con hormonas hasta llegar a unos valores normales.

En cambio, en el resto de situaciones “no hay ningún tratamiento con la suficiente evidencia científica capaz de mejorar la calidad del semen de varones con infertilidad”, advierte Garrido. Hay veces que se recomienda tomar polivitamínicos, pero más por la insistencia del paciente en tomar alguna medicación.

Sin embargo, “su uso tiene una serie de desventajas, ya que hay algunos que se recomiendan tomar durante varios meses, lo que retrasa los tratamientos de reproducción asistida”. Y son precisamente estos tratamientos los capaces de ayudar a la pareja a tener hijos.

Así, dependiendo de la calidad de la muestra de semen y de las características de la mujer, se opta por inseminación artificial o in vitro.

Prevención

La infertilidad masculina no es posible prevenirla. Si bien, Garrido matiza que “ hay factores que se han relacionado con peor capacidad reproductiva y calidad semen”.

Por ello, se recomiendan hábitos de vida saludable. “Hay estudios que parecen demostrar que el uso de drogas, malos hábitos alimenticios, tabaco, alcohol, exposición altas temperaturas o situaciones de estrés podrían perjudicar la calidad del semen. Evitando todas estas circunstancias se supone que mejoramos las probabilidades de que mejore el semen. Pero ninguna de estas es absoluta ni aislada”.