Se realizó el Encuentro Anual de Educadores de Jóvenes y Adultos

La concurrida jornada tuvo lugar en el Auditorio Ángel Bustelo y contó con la presencia de destacados disertantes que hablaron sobre inteligencia emocional, neurociencias y proyectos de vida.

“Convertir espejos en ventanas” fue el lema del Encuentro de Educadores de Jóvenes y Adultos que se llevó a cabo este martes en el Auditorio Ángel Bustelo y que tuvo como principales oradores a especialistas de la talla de Lucas Malaisi, licenciado en Psicología; Sergio Saracco, experto en Toxicología, Sandra Garrido, licenciada en ciencias psicopedagógicas; Hilda Fadin, licenciada en Minoridad y Familia y Nancy Caballero, psicopedagoga y licenciada en Psicología, que expusieron ante más de 700 educadores y actores de la Modalidad.

Participaron el director general de Escuelas, Jaime Correas; la subsecretaria de Gestión Educativa, Mónica Coronado; la directora de Educación Permanente de Jóvenes y Adultos, María del Carmen Feliziani; la subdirectora de Educación Básica de Jóvenes y Adultos, Mónica Inchauspe y el subdirector de Educación Secundaria de la DEPJA, Miguel Sánchez, entre otros.

El objetivo principal fue reflexionar cómo los descubrimientos de la investigación en neurociencias cognitivas podrían tener alguna implicación en las prácticas educacionales.

Inteligencia emocional

En la última década, profesores y educadores han discutido con recurrencia sobre la aparición de un concepto psicológico: la inteligencia emocional.

Para el público en general, el concepto de inteligencia emocional ganó popularidad gracias al best-seller del psicólogo estadounidense Daniel Goleman, cuya propuesta sobre las contribuciones a favor del individuo y la sociedad alzó tal euforia que fueron numerosos los autores que buscaron, a costa de este nuevo constructo, una explicación generalizada de todos los males de la sociedad actual.

En consecuencia, toma relevancia la investigación sobre el funcionamiento del cerebro humano, el cual ha incrementado el entendimiento de los procesos cognitivos fundamentales para la educación: aprendizaje, memoria, inteligencia y emoción.

Para Correas, “El lema de este Encuentro, ‘Convertir espejos en ventana’, es un tanto borgeano y es una idea tan potente que nos obliga a no mirarnos y solamente vernos a nosotros, sino comprender cómo hacemos para traspasar el espejo y percibir qué es lo que hay detrás también”.

Interdisciplinariedad

La intersección de la biología y las ciencias cognitivas con la pedagogía, se ha erigido en un nuevo foco en la educación y la política pública de los países desarrollados. Esta área es fuertemente interdisciplinaria e incluye no solo a la psicología, la pedagogía y la neurociencia, sino también a la filosofía, la antropología, la lingüística, ciencias de la computación y otras disciplinas pertinentes.

Algunos de los más recientes hallazgos experimentales de las neurociencias cognitivas pueden ser interpretados o generalizados para sugerir posibles alcances a favor del aprendizaje, el desarrollo cognitivo y la pedagogía en escenarios educativos formales.

“Tenemos que ser conscientes que la Modalidad de Jóvenes y Adultos crece día a día, por lo cual debemos engrandecerla, enriquecerla, honrarla y dignificarla con un trabajo ordenado, comprometido, priorizando una educación de calidad”, subrayó Feliziani.