Bullrich denunció a Esteche por expresión “antidemocrática”

Por sorteo, el juez federal Julián Ercolini quedó a cargo de la causa por “intimidación pública” contra el dirigente de Quebracho, Fernando Esteche, realizada por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, por haber dicho que si algún juez determinaba la detención de la ex presidenta Cristina Kirchner “podría aparecer muerto”.

La denuncia presentada este martes por el Ministerio de Seguridad de la Nación contra el titular de Quebracho, Fernando Esteche, por supuesta “intimidación pública” a raíz de sus dichos vinculados a los jueces que investigan a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner quedó a cargo del juez federal Julián Ercolini, según el sorteo practicado en la Cámara Federal porteña.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, calificó este martes la expresión vertida por el dirigente de la agrupación Quebracho, Fernando Esteche, como “profundamente antidemocrática y brutal” al confirmar la denuncia presentada por su cartera contra el dirigente luego de que en una entrevista asegurara que si algún juez determinaba la detención de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner “podría aparecer muerto”.

Las declaraciones de Bullrich en radio Continental se sumaron a la denuncia que formuló ayer el fiscal penal de La Plata, Marcelo Romero, por “intimidación pública”, la misma figura que utilizaron hoy desde el ministerio, relató la funcionaria.

“La denuncia se iba a presentar a primera hora de hoy, así que ya estará presentada, y la figura es por intimidación pública porque nuestro Gobierno y nuestro ministerio consideran que este tipo de violencia que se genera con la frase de Esteche diciendo que puede aparecer muerto un juez si se decide adoptar una determinada decisión judicial es un punto dentro de la nómina de impunidad que sigue si no hacemos nada”, aseguró Bullrich.

También recordó que “desde el propio Gobierno hemos decidido estar atrás de cada una de las amenazas e intimidaciones existentes y así procedemos porque creemos que el país tiene que volver a la ley”.

Para la ministra, “este tipo de frase es profundamente antidemocrática y brutal” y las acciones oficiales se enmarcan en “mostrar cuál es la conducta de este gobierno en la relación de los ciudadanos con la ley”.

En la denuncia de Romero contra Esteche -radicada ante la fiscalía de Betina Lacki- se pidió además que “se disponga la realización de pericias psiquiátricas y psicológicas (al denunciado) a fin de establecer su capacidad para estar en juicio y la comprensión o no de la criminalidad de los actos”.

Para Romero, las expresiones del líder de Quebracho “superan con holgura la simple libertad de expresión, internándose en el plano de la ilegalidad, sobre todo por tratarse de un dirigente político, docente universitario, con seguidores y adherentes, y por haberse pronunciado públicamente, con gran repercusión en medios periodísticos y redes sociales”.

Esteche consideró ayer que sería “una variable prácticamente insostenible” para el sistema político una eventual detención de la ex presidenta.

“Si a algún juez se le ocurriera semejante cosa sería inmediatamente sacado de juego: podrían destituirlo, apartarlo de la causa, plantearle la incompetencia o, por ahí, aparece muerto; puede pasar cualquier cosa”, aseveró el dirigente en declaraciones a Radio Cooperativa.

Fuente: Télam.