El Le Parc vivió una noche a pura música gitana

Como parte del festival Música del Mundo por los Caminos del Vino, el sábado se vivió una verdadera fiesta en el Espacio Cultural Julio Le Parc. Los protagonistas: la Strudel Klezmer Orkestra (Mendoza); Emir Kusturica & The No Smoking Orchestra y, por supuesto, el público.

Más de 3000 personas pudieron disfrutar de una verdadera fiesta de la música. Pasadas las 19.30, un grupo de artistas locales subió al escenario montado en los jardines del Le Parc, llenos de entusiasmo y mucho talento. Los integrantes de la Strudel Klezmer Orkestra empezaron a calentar el ambiente a fuerza de ritmo y sonidos que invitaban al movimiento. De a poco, los jardines se fueron poblando y el público ya se fue entregado a la fiesta gitana, reclamando bises, que llegaron sin más.

Después de algunos minutos de armado, el escenario se preparó para recibir a la No Smoking Orchestra, liderada por Emir Kusturica. Exactamente a las 21.30, pisó el escenario una verdadera aplanadora. Apenas el músico y director de cine saludó, el público comenzó a cantarle el “Feliz cumpleaños”, es que el 24 de noviembre cumplió 62 años. Claramente emocionado, dio comienzo a un festejo que, por momentos, pareció un delirio.

Después del primer tema, Kusturica se transformó en una especie de maestro de ceremonias de circo y presentó a cada uno de los integrantes del grupo. No pasó mucho tiempo antes de que invitara al escenario a un puñado de “elegidos” del público, que siguió al pie de la letra las coreografías marcadas por el mismo Emir.

El resto fue una seguidilla de canciones que hicieron que la fiesta fuera absoluta. Antes del final, el Secretario de Cultura, Diego Gareca, subió al escenario para regalarle a Kusturica una torta de cumpleaños, que, quizás, le permitió sentirse en Mendoza, un poco en su casa.