Hockey Sobre Patines: Murialdo es el campeón mendocino

El Canario, con gol de oro anotado por Pablo Sáez, venció 4 a 3 a Casa de Italia y conquistó el campeonato mendocino, un título que no ganaba desde el año 2005.

Caballo que pilla quiere ganar. Ese axioma burrero cabe como anillo al dedo para describir la gigantesca reacción de Leonardo Murialdo que se repuso a una desventaja de dos goles en el arranque del partido para cantar victoria en un reducto difícil como lo es el de Casa de Italia.

Es que El Canario de Néstor Perea remontó la desventaja y con gol de oro conquistó el campeonato mendocino de hockey sobre patines al derrotar por 4 a 3 al Tano del Este luego de un vibrante y emotivo partido.

Por guapo y por tozudo fue que festejó el elenco de Villa Nueva ante un rival de enorme jerarquía como lo es la escuadra que dirige Ariel Santaolaya. En el amanecer del juego fue Leonardo Zabala quien abrió el marcador para Los Itálicos y tras cartón fue Guillermo Forne el que estiró diferencias. Con ese gol parecía que el trámite del juego se encauzaba a favor del dueño de casa.

Pero Murialdo tenía algo para decir, algo para torcer  y cambiar a ese destino que no era venturoso por aquel entonces. Joaquín Vargas, tras una muy buena maniobra colectiva, vulneró la resistencia de Mauricio Aranda y puso al Canario otra vez en carrera.

El local mantuvo la tónica dominando bocha de manera permanente, pero Pablo Sáez la capturó y se hizo presente en el marcador para igualar el score enmudeciendo la caldera italiana.

El complemento fue emotivo. Casa de Italia mantuvo la posesión de la bocha y Murialdo corrió tras de ella afanosamente. Otra vez Zabala convirtió y el Tano pasó al frente otra vez.

Los minutos pasaban. El palo evitó que Casa de Italia estirara diferencias. Luego, Mauro Miranda, en dos oportunidades, truncó el grito de gol de los locales. Nacevich puso el empate para Los Canarios y alimentó la ilusión del título.

Llegó el momento de la definición de oro. El que hace el gol gana. Es cierto que ambos cuidaron su arco, pero cierto es también que jamás claudicaron  para dañar el del oponente. Los jueces del partido cobraron una falta cuando concluía el primer tiempo extra y Pablo Sáez, con una seguridad tremenda fue a ejecutar la falta.

La tensión fue máxima en ese instante. Enfrente de Sáez gesticulaba Aranda, el portero Tano. Llegó la orden y Sáez no patinó. Optó por sacar fuerzas de donde no tenía y con un remate asombroso quebró la resistencia del arquero metiendo la bocha en el arco italiano.

Lágrimas, gritos de emoción, abrazos, cantos y sonrisas canarias invadieron la pista del Este provincial. Murialdo, con ese gol, conquistaba un cetro que no lograba desde el año 2005 y despojaba, de paso, un largo invicto de Casa de Italia en su pista.

El festejo se vivió en paz. La gente de Casa de Italia aceptó caballerosamente la derrota y permitió (algo olvidado para estos tiempos) una celebración sin ningún tipo de acoso para los simpatizantes rivales. Murialdo ganó y festejó. Murialdo conquistó la corona. Murialdo es el nuevo campeón mendocino de hockey sobre patines. Merecido lo tiene.

Síntesis:

Casa de Italia 3: Mauricio Aranda, Agustín Domínguez, Leonardo Zabala, Guillermo Forne y Walter Sisti. DT: Ariel Santaolaya.

Leonardo Murialdo 4: Mauro Miranda, Francisco Nardi, Pablo Sáez, Ignacio Labiano y Joaquín Vargas. DT: Néstor Perea.

Pista: Casa de Italia

Goles: PT 5′ Zabala (CI); 12′ Forne (CI); 13′ Nacevich (LM) y 16′ Sáez (LM). ST 5′ Zabala (CI); 9′ Nacevich (LM); Suplementario PT 4′ 50″ Sáez (LM).

Ingresos: En Casa de Italia: Vilson Cvetnic y Juan Pablo Domínguez; En Murialdo: Germán Nacevich y Adolfo Isoler.

Árbitros: Sergio Insúa y Claudio Terraza.