El miedo se apodera de Berlín, en una angustiosa semana navideña

Las autoridades reforzaron este martes la seguridad en Berlín y la canciller Angela Merkel llamó a los alemanes a no vivir paralizados por el miedo ni renunciar a la Navidad.

Informaciones iniciales de que el conductor del camión que mató a 12 personas e hirió a 48 al embestir el mercado había sido detenido poco después del hecho se desmontaron este martes, cuando la policía admitió que un solicitante de asilo paquistaní arrestado como presunto responsable podría no estar relacionado con el ataque.

Visiblemente consternada y vestida de negro, la canciller alemana que este año busca su reelección para un cuarto mandato seguido, Angela Merkel, visitó el lugar del atentado y depositó una ofrenda floral junto a la Gedachtniskirche, iglesia emblemática de Berlín occidental bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial en torno a la que se extiende el mercadillo atacado.

Merkel firmó en el libro de condolencias abierto en la cercana Iglesia en Memoria del Emperador Guillermo, -mantenido en ruinas para recuerdo de los horrores de la II Guerra Mundial- apenas unas horas antes.

Los responsables del Interior de los dieciséis estados federados alemanes acordaron que estos puestos tradicionales sigan abriendo como estaba previsto y decidieron dejar en manos de cada “Land” el refuerzo de las medidas de seguridad.

Merkel expresó en una comparecencia su conmoción, tristeza e indignación por lo ocurrido y dijo que, de confirmarse que el ataque fue cometido por alguien “que llegó al país en busca de refugio”, sería “especialmente repugnante”, pero subrayó que es importante no vivir “paralizados por el miedo ante el mal”.

El presidente alemán, Joachim Gauck, reivindicó por su parte una sociedad abierta, pacífica y libre, basada en el “derecho” y la “humanidad”, frente al “ataque a la libertad” y al modo de vida occidental de quienes pretenden “dividir”.

En medio de la conmoción, la derecha radical de Alternativa para Alemania (AfD) arremetió contra la canciller, a cuya política de acogida de refugiados responsabiliza de lo ocurrido y la presidenta del partido, Frauke Petry, subrayó este martes, horas antes de surgir las dudas acerca de la relación del detenido con los hechos, que lo ocurrido demuestra que Alemania “ya no es segura” y exigió a Merkel reimplantar los controles de las fronteras.

Fuente: Télam