Los peligros del sexismo para la salud mental

La universidad de Bloomington, EEUU, investigó 78 estudios psicológicos realizados a más de 19 mil hombres con el fin de descubrir las “normas” que tienen en común los hombres que no pueden mantener una relación estable.

Existen muchos estereotipos con respecto a las conductas humanas, pero estos no surgen por capricho, sino por patrones que se repiten en diferentes personas. En el caso de los mujeriegos, su fama trasciende las fronteras y existen casos bien documentados en el pasado que aún persisten en la actualidad, como el de Giacomo Casanova.

Los mujeriegos, ladysman, playboys, galanes y también casanovas fueron sometidos a un estudio que indagó en su psiques y los resultados no son nada alentadores. De acuerdo con el trabajo, son más propensos a tener graves problemas psicológicos y aquellos que se consideran machos alfa están menos predispuestos a buscar tratamiento para sus conflictos internos.

Un equipo de investigadores analizó 11 “normas masculinas”, que incluyeron las actitudes violentas, la necesidad de control emocional, la promiscuidad sexual o comportamiento “playboy”, entre otros.

Los científicos de la Universidad Bloomington, Indiana, EEUU, realizaron una extenso análisis de más de 78 estudios psicológicos, con más de 19.000 participantes, y encontraron que existen tres normas que llevaban a una mala salud mental: autosuficiencia, el comportamiento playboy y la necesidad de sentir poder sobre las mujeres.

“En general, los individuos que defendían fuertemente las normas masculinas tendían a tener una salud mental más pobre y actitudes menos favorables hacia la búsqueda de ayuda psicológica, aunque los resultados difirieron dependiendo de tipos específicos de normas masculinas”, dijo Joel Wong, autor principal del trabajo.

Además, Wong explicó que una norma podía tener tanto efectos positivos como negativos: la falta de temeridad ante los riesgos.

“Las normas masculinas de playboy y el poder sobre las mujeres están más estrechamente asociadas con las actitudes sexistas. La sólida asociación entre la conformidad con estas dos normas y los resultados negativos de salud mental subraya la idea de que el sexismo no es sólo una injusticia social, sino que también puede tener un efecto perjudicial sobre la salud mental de aquellos que adoptan tales actitudes”, finalizó Wong.

Fuente: Infobae.