Economía: saldrá más barato comprar en un sólo pago que a través de cuotas

Será para productos de supermercados y electrodomésticos. Se diferenciará el costo del financiamiento.

Este fin de semana puede ser el último en que las cadenas de supermercados y electrodomésticos establezcan un solo importe a sus productos. En los próximos días, el Poder Ejecutivo publicará una resolución que obligará a los minoristas a distinguir entre los precios en efectivo y los valores en cuotas con tarjetas de crédito.

El anuncio que hará la Casa Rosada llega tras varias reuniones de funcionarios del ministerio de Producción con empresarios de comercio minorista, fabricantes de electrodomésticos y otras industrias, además de representantes de tarjetas de crédito.

La medida, que será publicada en el Boletín Oficial a mitad de semana, apunta a sincerar los precios de los productos, según explicaron desde la secretaría de Comercio a sus interlocutores.

Una de las primeras investigaciones de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), dependiente del ministerio de Producción, fue sobre el mercado de las tarjetas de crédito. Allí encontraron que el financiamiento de los plásticos distorsionaba los valores finales que pagaban los consumidores.

El Gobierno comenzó a hablar con las empresas sobre alguna distinción por el pago en efectivo o en una sola cuota desde el año pasado. Aunque lo negaron inicialmente, el ministro Francisco Cabrera terminó confirmándolo a fines de año, en un almuerzo con periodistas.

La implementación de la medida le fue mostrada a los minoristas y fabricantes en encuentros con el equipo de Javier Tizado, subsecretario de Comercio Interior. Pero el asunto todavía se maneja con hermetismo y son pocos los que tienen un “borrador” de lo que presentará el Gobierno.

Las cadenas (tanto los súper como las de electrodomésticos) deberán colocar cartelería especial que diferencie el importe en efectivo (o una cuota con tarjeta de crédito) del correspondiente a varios pagos con plástico.

El Gobierno cree que esa medida ayudará a que los precios caigan. “Una heladera, un televisor, un lavarropas no valen lo mismo en efectivo que en cuotas. Este sistema lo transparentará y la gente sabrá bien lo que está pagando”, entienden los impulsores de este cambio.

Al reglamentar que el pago al contado o en una cuota sea más barato, el Gobierno también espera que las promociones de descuentos con la compra de una segunda unidad disminuyan. Hoy, el INDEC anota los precios de lista. Pero los consumidores terminan pagando menos porque comprar esos mismos artículos los días que están con rebaja.

El ministerio de Producción cree que los productos están más caros de lo que deberían, en parte por el peso de la financiación en el valor de los mismos. Se ilusionan con el “precio efectivo” provoque menos promociones, importes “finales” más accesibles y que eso ayude en el combate contra la inflación.

Las tarjetas de crédito le cobran una comisión de intermediarios a los supermercados y cadenas de electrodomésticos. Pero además les sugieren las tasas de interés para el financiamiento a sus clientes. Los comercios toman esas tasas y, en algunos casos, las suben en los planes de cuotas.

Eso, que hoy está en letra chica en los avisos, tendrá que tomar un lugar más preponderante desde lo visual en las góndolas. La frase cuotas “sin interés” perderá vigencia, ya que los comercios estarán obligados a informar al público sobre el costo financiero. Serán cuotas “fijas” y los vendedores deberán explicitar su composición.

El programa “Ahora 12” está vigente para electrodomésticos hasta fines de marzo, por lo que el impacto de esta modificación quizás tarde en notarse en ese canal o esa línea de productos. Pero el resto de lo que se despacha bajo grandes superficies va camino a un viraje