El gremio de los docentes y el gobierno comienzan a detallar las paritarias

Los docentes y el Ejeuctivo comenzarán hoy a discutir en la “comisión mixta” los alcances y pormenores de una negociación que en febrero tendrá ya una oferta salarial

Con una reunión técnica, hoy comienzan las conversaciones entre el SUTE y el Gobierno con la intención de comenzar a debatir el aumento salarial para el 2017.

Se trata del primer encuentro de la “comisión mixta”, formada por integrantes del Ejecutivo y del Sindicato Unido de los Trabajadores de la Educación (SUTE), en donde se expondrán los pedidos que luego se trasladarán a la paritaria propiamente dicha.

De la reunión de hoy saldrá la fecha de la discusión salarial, que será recién en febrero, ya que las propuestas deben bajarse a las bases y para eso las maestras ya deben volver a las escuelas.

La reunión, si bien es técnica y no promete que se hable directamente de porcentajes de aumento, sí es la respuesta del gobierno de Alfredo Cornejo a un histórico pedido del SUTE: que las discusiones comiencen con suficiente anticipación al inicio de clases, que este año será el 6 de marzo.

En este sentido, la paritaria 2017 ya quedó abierta, cuando los gremios firmaron en diciembre el bono de fin de año que, además de la remuneración extraordinaria, fijó cuándo serían los siguientes encuentros. Es decir, los docentes ya tienen abierta su mesa de negociación.

La intención del Cornejo es finalizar febrero con el capítulo de las paritarias cerrado, garantizando no sólo el inicio de clases sin paro, sino que ese mes se liquide el aumento propuesto y no se pague luego en retroactivos.

“Nosotros nos hemos puesto como objetivo una semana antes del comienzo de clases tener lista esa discusión salarial. Esa podría ser la fecha límite para el resto de las discusiones salariales, porque nuestro objetivo es que el aumento que acordemos o decretemos, se liquide con febrero, y no con dos o tres meses retroactivos”, señaló en diálogo con Los Andes Ulpiano Suárez, subsecretario  de Gestión Pública y Modernización del Estado

Hasta ahora, los únicos que han aceptado y cerrado su discusión salarial son los no profesionales de la Salud nucleados en ATE. El “gremio combativo” firmó el 17% en dos veces (10% en febrero y 7% en julio) y de alguna manera “marcó la cancha” de las paritarias que vendrán. A su vez, este porcentaje está justificado, según defienden en el Gobierno, por la previsión presupuestaria.

Esta semana, las discusiones salariales también avanzaron en otros sectores de la Administración Pública. El lunes, los profesionales de la Salud, representados por Ampros, se levantaron de la mesa sin siquiera consultar a las bases.

La propuesta fue el 15 por ciento de aumento en dos veces. El 26 retomarán las conversaciones.

El martes, fue el turno de los empleados judiciales, aunque en el Gobierno no alcanzaron a realizar la oferta por considerar que el gremio debe resolver la situación de acefalía, producto de la anulación su elecciones por parte del ministerio de Trabajo de la Nación.

Así, Judiciales quedó emplazado a que en 10 días acredite la personería gremial.