Federer venció a Wawrinka y se metió en la final del Abierto de Australia.

El domingo podría agregarle un nuevo Grand Slam a su carrera. Roger Federer es historia viva y sigue latiendo mientras tenga una raqueta en la mano. A sus 35 años, se impuso a su compatriota Stan Wawrinka por 7-5, 6-3, 1-6. 4-6 y 6-3, y el domingo irá en busca del título del Abierto de Australia frente al español Rafael Nadal o el búlgaro Grigor Dimitrov, quienes se enfrentarán el viernes en la segunda semifinal.

El suizo no consigue un Grand Slam desde Wimbledon 2012. En 2015 jugó la final del US Open pero no tuvo fortuna y ahora buscará revertir esa situación, para darle un trofeo grande más a su enorme carrera.

Roger tuvo que batallar duro y parejo ante un Wawrinka que no se dio por vencido pese a haber arrancado 0-2 en sets. Estableció la paridad y salió al quinto dispuesto a todo, pero la experiencia pudo más y, a paso tranquilo, Federer se impuso por 6-3 en el quinto. A madrugar el domingo para una nueva función del inoxidable maestro