Federer volvió a ganar y fue eliminado Murray

El suizo Roger Federer se instaló hoy en los cuartos de final del Abierto de Australia, que tuvo en su séptima jornada la sorpresiva eliminación del británico Andy Murray, número uno del mundo, máximo favorito y cinco veces finalistas, entre ellas las últimas dos ediciones.

Federer, de 35 años, confirmó su vigencia en el primer Grand Slam de la temporada, que marcó su vuelta al circuito tras ausentarse desde mediados de 2016, al ser eliminado de Wimblendon. Hoy se sobrepuso a la intensidad del japonés Kei Nishikori, quinto preclasificado, 6-7 (4), 6-4, 6-1, 4-6 y 6-3 que elaboró en tres horas y 23 minutos.

El nipón fue el segundo “top ten” que se arrodilla frente al helvético desde su retorno, pues en la instancia anterior lo había sufrido el checo Tomas Berdych, número 10 del ranking ATP.

El suizo registró 24 aces y 83 golpes ganadores, casi el doble de su rival, y festejó a puro saltos una victoria en cinco sets que no se daba en Melbourne hace cuatro años.

Ganador de 17 torneos de Grand Slam, Federer persigue su quinta consagración en Australia, donde ya alzó la copa en 2004, 2006, 2007 y 2010.

Asumirá los cuartos de final frente al alemán Mischa Zverev (50 del mundo), que dio el campanazo del día al despedir a Murray cuatro sets: 7-5, 5-7, 6-2 y 6-4 para los que empleó tres horas y 33 minutos.

“Cuando estás en un torneo, el ranking es completamente irrelevante, no piensas sobre el número uno cuando estás jugando. ¿Que si perdí una oportunidad?, no lo sé. Creo que cada año que vengo aquí es una oportunidad diferente, pero incluso si hubiera ganado hoy, Nishikori o Federer estarían esperando”, explicó.

De esa manera, el número uno del tenis mundial relativizó la nueva ocasión desperdiciada en Melbourne, donde previamente había sido eliminado el serbio Novak Djokovic, que lo venció en cuatro finales (2011, 2013, 2015 y 2016). La restante la perdió en Federer en 2010.

“Está Federer y otros tres jugadores más de entre los diez primeros en mi parte del cuadro. No había una garantía real, incluso habiendo ganado hoy. No creo que esta fuera una oportunidad mejor que los otros años”, recalcó.

“Estoy hundido ahora, pero esto es el tenis. He tenido grandes éxitos durante los últimos meses y desde luego en los grandes torneos siempre uno busca hacer lo mejor, pero a veces no se puede. He tenido duras derrotas en mi carrera en el pasado y hoy es una de ellas”, asimiló.

Los dos cruces restantes de octavos que se jugaron este domingo respetaron la lógica del ranking. El suizo Stanislas Wawrinka (4), campeón 2014, le ganó al italiano Andreas Seppi (89) 7-6 (2), 7-6 (4) y 7-6 (4), mientras que el francés Jo-Wilfried Tsonga (12) dio cuenta del británico Daniel Evans (51) por 6-7 (4), 6-2, 6-4 y 6-4.

El suizo y el francés se enfrentarán por cuartos de final en el octavo partido de un historial que domina 4-3 el primero.

Mañana se jugarán otros cuatro partidos de octavos de final: Gael Monfils (Francia, 6)-Rafael Nadal (España, 9); Roberto Bautista Agut (España, 13)-Milos Raonic (Canadá, 3); Dominic Thiem (Austria, 8)-David Goffin (Bélgica, 11) y Grigor Dimitrov (Bulgaria, 15)-Denis Istomin (Uzbekistán).

En el cuadro femenino, la número uno, la alemana Angelique Kerber, también se despidió por su derrota 6-2 y 6-3 frente a la estadounidense Coco Vandeweghe, que tendrá como próxima rival a la española Garbiñe Muguruza (superó a la rumana Sorana Cristea 6-2 y 6-3).

En tanto, la estadounidense Venus Williams (13) sacó a la alemana Mona Barthel 6-3 y 7-5 y jugará con la rusa Anastasia Pavlyuchenkova, que despidió a la rusia Svetlana Kuznetsova con un doble 6-3.