La natalidad en China, en lo más alto desde el año 2000

La natalidad aumentó sensiblemente en China alcanzando en 2016 su tasa más alta desde que comenzó el siglo, como consecuencia de la derogación de la política del hijo único.

El año pasado se registraron 17,86 millones de nacimientos en el país más poblado del mundo, frente a los 16,55 millones en 2015, un alza del 7,9%, declaró el domingo un alto responsable de la Comisión Nacional de Salud y planificación familiar, Yang Wenzhuang.

Se trata del número de nacimientos más elevado desde el año 2000. De ese total, un 45% se produjo en familias que ya tenían al menos un niño, frente el 30% de 2013, subrayó Yang, cuando se produjo el cambio de la legislación sobre los nacimientos múltiples.

China desmanteló en los últimos años la política del hijo único, instaurada a finales de los años 1970, para frenar el envejecimiento de su población.

Desde 2013, una pareja en la que uno de sus dos miembros es hijo único tiene derecho de tener un segundo hijo. El Partido Comunista Chino cambió esta disposición para que, desde el 1 de enero de 2016, todas las parejas puedan tener un segundo hijo.

Sin embargo, el coste de vida (vivienda, educación, sanidd) desalienta a numerosos padres. Según una investigación de la Asociación de Mujeres de China, el 53% de las familias con un niño no tiene intención de tener un segundo.

China tenía oficialmente 1.370 millones de habitantes a finales de 2015. Pekín indicó a principios de 2016 que apuntaba a una población de 1.420 millones de personas en 2020. Para 2030, el país debería alcanzar los 1.450 millones de habitantes, para después disminuir.