Si consumes sandía de estas formas, cuidarás de tu peso, tus músculos y de tu organismo

Aunque solemos consumirla como postre, lo cierto es que combinada con los ingredientes adecuados puede formar parte de un plato principal muy nutritivo o de una bebida revitalizante.

La sandía es mucho más que esa fruta refrescante que tanto nos gusta tomar en cualquier momento del día.

Muchos la consideran un alimento que está a medio camino entre una fruta y un vegetal.

Pertenece a la misma familia que los pepinos o las calabazas, pero debido a sus usos, propiedades y beneficios, es común que la veamos más como esa fruta fabulosa que tanto cuida de nuestra salud.

La sandía no es solo agua. De hecho, y solo como curiosidad, basta decir que tiene una mayor concentración de licopeno que los tomates.

El licopeno es un antioxidante estupendo que favorece la salud cardíaca y que, a su vez, nos permite desintoxicar el organismo.

En conclusión, la sandía es sin duda ese regalo de la naturaleza que nos encantaría tener todo el año para cuidar de la salud y del bienestar de toda la familia.

Por nuestra parte, te sugerimos que, en caso de que no tengas sandías, hagas uso de cualquier otro tipo de melón.

Las propuestas que te especificamos a continuación, te darán ideas para poder incluirlo en cualquier plato del día: desayunos, almuerzos, cenas…

¡Elige el que más te guste!

Bebida de sandía, semillas de chía y limón para desintoxicar el organismo

Ingredientes

  • 8 fresas
  • 1 taza de sandía (200 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 5 cucharadas de jugo de limón (50 ml)
  • 1 cucharada de semillas de chía (10 g)

Preparación

Este jugo espectacular te irá muy bien para empezar el día: depurarás el organismo, obtendrás energía gracias a las semillas de chía y, además, favorecerás la pérdida de peso.

  • Solo tienes que llevar a la batidora la sandía y las fresas cortadas por la mitad.
  • Licua bien y añade el vaso de agua y las 5 cucharadas de jugo de limón.
  • Por último, “espolvorea” por encima de la bebida las semillas de chía y simplemente… ¡Disfruta!

Dos ensaladas deliciosas con sandía para perder peso

ensalada de sandía

Propuesta 1: sandía con queso feta y menta

Ingredientes

  • 1 pechuga de pollo a la plancha a trocitos
  • 1 taza de sandía (200 g)
  • 12 taquitos de queso feta
  • 10 hojitas de menta fresca
  • 1 taza de rúcula (20 g)
  • 1 pizca de pimienta negra
  • 1 cucharada de vinagre de Módena (10 ml)

Preparación

  • Lo primero que haremos será preparar la pechuga de pollo. Si la haces a la plancha y con un poco de limón será estupendo.
  • Corta a trocitos la sandía y llévala al plato, junto con el queso feta y la menta.
  • Añade después la rúcula, la pechuga de pollo a trocitos y adereza con la pimienta negra y el vinagre de Módena.

Te encantará.

Propuesta 2: sandía con salmón

sandía-y-salmon

Ingredientes

  • 1 rodaja de salmón fresco
  • 1 tazón de sandía (200 g)
  • 20 uvas pasas
  • 5 tomatitos cherry
  • 5 nueces
  • 1 pizca de pimienta negra
  • 5 cucharadas de jugo de limón (50 ml)

Preparación

Esta ensalada es tan saludable como nutritiva.

  • Lo que haremos en primer lugar será cocinar nuestro salmón a la plancha.
  • Una vez listo, lo desmenuzaremos, como hemos hecho con el pollo en la propuesta anterior, y lo llevaremos ya al plato.
  • Después, solo tendremos que añadir la sandía, los tomatitos cherry, las nueces, las uvas pasas y aderezar con el jugo de limón y espolvorear con la pimienta negra.

Si deseas un plato más completo, puedes añadir a esta receta un poco de quinoa: el resultado es delicioso.

3. Agua fresca con limón para el dolor muscular

sandia y limon

Si padeces calambres mientras duermes, si llegas a casa agotado y con alguna que otra sobrecarga muscular, prueba esta agua fresca a base de sandía y limón.

  • La sandía es rica en un compuesto llamado L-citrulina, un aminoácido que tiene la capacidad de relajar y aliviar el dolor muscular.
  • Esta bebida resulta muy adecuada para los deportistas. Después de una sesión de entrenamiento, suele favorecer la recuperación física, además de reducir cualquier molestia muscular.
  • No obstante, y como dato que debemos recordar, la sandía contiene fructosa, por tanto no es conveniente excedernos en su consumo. 

Lo ideal es no ir más allá de una taza al día (200 g).

A continuación, te explicamos cómo podemos prepararnos esta agua curativa para el dolor muscular.

Ingredientes

  • 1 taza de sandía (200 g)
  • El jugo de 1 limón
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 5 hojas de menta fresca
  • 2 cubitos de hielo

Preparación

En cuanto pruebes esta bebida refrescante se hará imprescindible en tu vida. La tendremos lista en poco más de 5 minutos.

  • Para ello, solo tienes que llevar todos los ingredientes a tu batidora: la sandía, el vaso de agua, el jugo de limón y la menta.
  • Procesa hasta conseguir una bebida bien homogénea y sirve en tu vaso favorito.

Por último, añade los dos cubitos de hielo y bebe poco a poco. Te sentará muy bien.