¿Cómo actuar cuando nos sangra la nariz?

Al contrario de lo que se suele pensar, cuando nos sangra la nariz no hay que echar la cabeza hacia atrás, sino hacia adelante para expulsar la sangre

La epistaxis o hemorragia nasal puede deberse a muchas razones.

Si bien en la mayoría de los casos se detiene a los pocos minutos sin intervención de un médico o enfermero, debemos tener en cuenta ciertas prácticas para que no se pierda demasiada sangre.

En este artículo te contamos cómo actuar cuando nos sangra la nariz.

Causas y tipos de hemorragia nasal

Hemorragia-nasal

Dentro de la nariz encontramos muchos y pequeños vasos sanguíneos que se pueden lastimar fácilmente y provocar sangrados.

La hemorragia nasal es más frecuente en invierno, ya que el ingreso del aire frío o seco puede irritar o secar las membranas que recubren la nariz y formar “costras” que, al desprenderse, sangran.

Si a eso le sumamos la cantidad de virus que “vuelan libremente” por la atmósfera, el cuadro empeora.

Visita este artículo: Remedios caseros para la congestión nasal

En la mayoría de los casos la sangre emana del tejido que separa ambos lados de la nariz donde están los vasos sanguíneos más débiles y que se lesionan fácilmente.

En cambio, cuando la epistaxis se produce en la parte alta del tabique es más difícil de controlar.

El sangrado de nariz es más habitual de lo que creemos, algo desagradable pero mayormente inocuo para el organismo.

Hay dos tipos de epistaxis: interior (cuando la sangre fluye solo por una de las fosas nasales) y posterior (se producen dentro de la nariz o parte alta del tabique. La sangre cae hacia la boca o la garganta).

Existen diferentes motivos por los cuales nos sangra la nariz. Los más frecuentes son:

  • Hurgar con los dedos
  • Sonarse con fuerza
  • Estornudar
  • Sufrir un golpe
  • Tener una infección

También podemos señalar otros desencadenantes como, por ejemplo, la rinitis alérgica, la cirugía nasal, tener un cuerpo extraño en la nariz e inhalar aire muy frío y seco o irritantes químicos.

Las personas con hipertensión arterial o tratadas con anticoagulantes y antiinflamatorios tienen más riesgo de padecer sangrados.

¿Cómo debo actuar si me sangra la nariz?

Hemorragia

Esta es una pregunta muy habitual y, afortunadamente, existen diferentes técnicas que nos pueden ayudar si tenemos hemorragia nasal.

1. Siéntate lo más cómodo posible

La posición del cuerpo es muy importante para reducir el sangrado.

  • Esta técnica de primeros auxilios consiste simplemente en sentarte en el sofá o en una silla con la espalda y el cuello lo más derechos que puedas.
  • Inclina la cabeza levemente hacia adelante y coloca una toalla o pañuelo debajo de la nariz.
  • A diferencia de lo que se cree, acostarse es una mala idea ya que la sangre “se retrae” y pasa por la garganta.

2. Comprime la nariz

Si la hemorragia no es abundante puedes presionar ligeramente la punta de la nariz con los dedos pulgar e índice.

  • Bloquea por completo las fosas nasales y ejerce presión sobre los vasos sanguíneos dañados.
  • El flujo de sangre se detendrá si mantienes apretado durante unos 10 minutos aproximadamente.
  • Si continúa sangrando, repite la operación.

3. Refréscate

Cubos de hielo

  • Al reducir la temperatura corporal la sangre de a poco dejará de emanar de las fosas nasales.
  • Puedes, por ejemplo, colocar un cubo de hielo en la boca o incluso aplicarlo en los laterales de la nariz.
  • Algunas personas optan por ponerse una compresa fría (mojada) sobre el tabique y presionar levemente.
  • Otra idea interesante es tomar un helado o beber un zumo bien frío.

4. Lava la zona

El agua fría puede ser de gran ayuda cuando nos sangra la nariz.

  • Sin inclinar demasiado la cabeza hacia el lavabo, mójate bien la zona para evitar una hemorragia mayor.
  • Esta técnica (pero con agua tibia) también es muy buena cuando la epistaxis se ha detenido y queremos limpiar el área.

5. Acude a un centro médico

Este último paso solo es necesario si el sangrado no se detiene transcurridos 20 minutos, si ha sido causado por un accidente o traumatismo de cráneo o cuando creemos que la nariz se ha roto (por ejemplo, tras un golpe o una lesión).

También es importante ir a la sala de emergencias si padecemos una enfermedad que pueda propiciar las hemorragias nasales.

¿Se puede evitar que sangre la nariz?

Si has padecido hemorragias nasales en los últimos meses (de forma esporádica y no debido a un trauma o golpe) o bien si quieres evitar que esto suceda, te recomendamos que prestes atención a los siguientes consejos:

1. Evita hurgar en tu nariz

Introducir los dedos en las fosas nasales puede ser algo normal para muchas personas, sin embargo, este hábito lesiona poco a poco los frágiles vasos sanguíneos que allí se encuentran.

Esto también pude traer como consecuencia desprendimiento de coágulos de sangre, introducción de bacterias que empeoren los cuadros o heridas provocadas por las uñas.

2. Come más fibras

Demasiada fibra

Aunque parezca extraño, padecer estreñimiento puede provocar epistaxis debido al esfuerzo realizado al intentar defecar.

A mayor presión en los vasos sanguíneos más posibilidad de sangrado. Para evitar todo ello te aconsejamos que consumas alimentos ricos en fibras y bebas más cantidad de agua a diario.

3. Ten un humidificador

La hemorragia puede producirse por la inhalación de aire muy seco. Usar este tipo de aparatos cambia notablemente la humedad de los ambientes y evita la sequedad excesiva en la nariz.

No dudes en colocar un humidificador en los meses de invierno. Si no tienes, uno simplemente pon un recipiente metálico lleno de agua en la parte superior del radiador o calefacción.