El papa Francisco denunció que el mundo vive “una guerra compleja”

El pontìfice denunció “la incapacidad de buscar soluciones negociadas y no violentas” y pidió superar la “globalización de la indiferencia”.

El papa Francisco denunció que el mundo vive “una guerra compleja”, causada por “la incapacidad de buscar soluciones negociadas y no violentas” y por el “tráfico de armas que aumenta incluso por quien proclama la paz”, por lo que pidió “no dejarnos robar la esperanza” y superar la “globalización de la indiferencia” que provoca “habituarnos a los autobombas terroristas y a los migrantes que se ahogan en el Mediterráneo”.

“El mundo a principios de 2017 se presenta sacudido por los conflictos, la violencia, el odio, el terrorismo, los ataques armados impredecibles”, lamentó el Pontífice en un mensaje dirigido al diario italiano La Stampa por su 150 aniversario.

“La incapacidad de buscar soluciones negociadas y no violentas, los intereses económicos a menudo inconfesables, el tráfico de armas que aumenta incluso por quien proclama la paz, el control de las fuentes de energía, la pobreza y el poco desarrollo son entre las causas de esta compleja guerra”, apuntó.

“Una guerra que provoca cada día innumerables víctimas inocentes, que roba la vida a tantos niños, que contribuye a mover grandes masas de personas en fuga de las bombas y de la destrucción. Al mismo tiempo, vemos en torno a nosotros la recaída de la crisis económica, y si tenemos el coraje de alargar un poco la vista también las consecuencias tremendas de la pobreza, del hambre, del bajo desarrollo”, agregó.

Ese océano de bien “tiene el rostro de quien presta ayuda a las víctima de los bombardeos en Siria. Tiene la mirada de quien acoge a los migrantes sin ceder a la tentación de cerrarse, de quien no se resigna a ver en el otro, en el distinto, un enemigo. Tiene las manos de quien se esfuerza para garantizar un mañana a tantos niños y jóvenes sin futuro en los países pobres. Tiene la sonrisa de los voluntarios que se encuentran en los pasillos de nuestros hospitales, de quien comparte un poco de su tiempo con los ancianos en nuestras ciudades”, indicó Francisco.