A partir de marzo aumenta 54% la luz

Así lo indicó el EPRE, un 15% se aplicará este mes y otro 39% en las boletas del próximo. Tendrán beneficios aquellos usuarios que no tengan demasiado consumo.

Un consumo residencial de hasta 300 kilovatios superará los 280 pesos, sin contar los impuestosLos usuarios mendocinos ya pueden calcular cuánto pagarán por su consumo eléctrico a raíz de la resolución del Ministerio de Energía de la Nación, que la semana pasada ajustó el costo mayorista en 2 tramos.

Así, para un residencial de hasta 300 kilovatios bimestrales (categoría R1), que venía de pagar $ 162 sin impuestos hasta enero, su consumo en febrero le significará pasar a $ 192 (sin impuestos) producto de una suba promedio de 15% este mes, pero llegará a $ 280,96 en marzo, al aplicarse otro 39%.

Es importante señalar que el 41% de los usuarios residenciales se encuentra en la categoría R2, quienes sufrirán un incremento de entre casi 800 pesos y un poco más de 1.000, a lo que hay que sumarle el 33% del componente impositivo.

 

Grandes clientes

Según el cálculo del área técnica del EPRE (Ente Provincial Regulador Eléctrico), ese acumulado de un 54% de aumento para 510.000 clientes residenciales de Mendoza varía en el caso de las Grandes Demandas o Grandes Clientes, que son más de 1.000 en toda la provincia. A lo que consume habitualmente un bar, un minimarket o una carpintería deben sumarle un 13% y 36% en febrero y marzo, respectivamente.

Para el caso de metalúrgicas, petroleras, agroindustrias y cristalerías, el impacto del aumento del costo de abastecimiento de energía previsto es 22% y 4%.

“A partir de estos ajustes de la tarifa mayorista decidido por la Nación, el EPRE debe elaborar dos cuadros tarifarios para usuarios finales.

Uno correspondiente a febrero y el restante a marzo-abril, dado que en mayo, como cada trimestre, se publicarán los valores ratificados en base a los precios de ese momento”, explicó Raúl Faura, del área técnica del ente regulador.

Hay dos cuestiones a tener en cuenta. Una de ellas es que el alza que terminará reflejándose en las facturas desde marzo incluye el penúltimo ajuste del VAD (Valor Agregado de Distribución) del orden del 3,5% llevado a facturas, de acuerdo al cronograma de actualizaciones semestrales que se aprobó en diciembre de 2015 y que termina en junio. Y al que ahora le toca el turno otra vez.

Cabe recordar que todo se debe a la suba del Costo de Abastecimiento (CA), el precio que el mercado mayorista les paga a las generadoras de energía, hasta ahora desfasado frente a lo que el sistema le cobra a distribuidoras como la mendocina Edemsa y otras, por lo cual debía subsidiarse.

Como la eliminación de los subsidios, que comenzó en 2016, esta vez se desdobló entre febrero y marzo, del mismo modo se trasladó a las boletas. De esa manera, el CA pasa este mes de $ 320 a $ 400 por megavatio (un 25%), y el mes próximo a $ 640 (60% más).

 

Cómo pagar menos

La otra cuestión a considerar es el llamado Plan Estímulo que lanzó la Nación con el objetivo de incentivar un consumo racional, y en definitiva, reducir la demanda todo lo posible para lograr una oferta energética marginal.

No se trata sólo de concientizarse, sino que hacerlo le vendrá bien a los bolsillos. Es que, si se comprueba que en las próximas facturas el consumo bajó un 10% o más respecto a igual período de 2015 (año base, previo a la quita de subsidios), el incremento se sentirá menos al aplicarse una bonificación, como una suerte de “premio”.

Así, por ejemplo, quienes ahorren entre un 10 y 20% interanual podrán gozar de un descuento promedio del 6% en el monto final a pagar, sin incluir impuestos. De reducir la demanda más del 20%, el beneficio se duplica, es decir, pagarán un 12% menos.

En números concretos, vale la comparación. Un R-1, que hasta enero pagaba $ 162, trepa a $ 192 sin ahorro este mes. Pero si reduce su demanda no superará los $ 178,56 o, en el mejor de los casos (haber consumido 20% menos), $ 165,25 (ver cuadro).

Cabe recordar que, al momento de confirmarse la resolución con la suba del costo de abastecimiento, el ministro de Energía nacional, Juan José Aranguren, había proyectado que el impacto llegaría hasta el 150%. En Mendoza el registro, aunque supera el 37% estimado inicialmente, es muy inferior.

 

 

Tarifa social

El mecanismo de la bonificación vía ahorro para amortiguar el nuevo ajuste también alcanza a los más de 140.000 beneficiarios de Tarifa Social en Mendoza, por lo cual, según logren o no ahorrar, podrán descontar de 35 a 54% promedio. Para la categoría básica (R1) significa que el ajuste en febrero no debería superar los $ 57,43, y $ 65,56 desde marzo.

Algo similar ocurre con hogares electrodependientes, los que por razones de salud cuentan con equipamiento médico y por ende una demanda mayor a la habitual, a quienes acaba de ampliarse el tope de 300 kw/bimestre a 1.200. Son 200 los mendocinos en tal situación, que pueden lograr un descuento de hasta 77 por ciento, para no superar $ 208 desde marzo.

Respecto a ambos beneficios, el EPRE trabaja con los municipios en una actualización del padrón elaborado con el Sintys (Sistema de Identificación Nacional Tributario y Social),  y que lideran Guaymallén (19.362 usuarios) y San Rafael (16.795), a partir de algunos datos que estarían puliendo.

 

La readecuación del VAD en la provincia ya tiene decreto

Tras la decisión nacional de actualizar el precio mayorista, con el decreto número 48/16, el Gobierno mendocino activó el proceso de readecuación del VAD (Valor Agregado de Distribución), que el ex gobernador Pérez había prometido dar como “reconocimiento de mayores costos” a las distribuidoras desde el 1 de enero de 2017. Sólo cambia la fecha, y que, a diferencia de otras, irá a audiencia pública.

“Instrúyase al Epre a dar tratamiento a la adecuación tarifaria a partir del 1 de febrero de 2017, de acuerdo al artículo 8 del decreto 2.573/15”, dice el decreto con la firma de Cornejo y el ministro Vaquié. El ente tendrá 40 días para “revisar pauta salarial, costo de materiales y un plan de obras necesarias y razonables. Más allá del valor, el poder concedente definirá cuánto y cuándo”,señalaron desde el EPRE.