Ridley Scott rodará en una cárcel de Málaga la fuga del “Chapo” Guzmán

Una penitenciaria cerrada en España será el espacio donde se filmará la película

Ridley Scott rodará en la vieja cárcel de Málaga, cerrada desde 2009, escenas de la película “El Cartel”, en la que narrará la lucha sin cuartel por el control del tráfico de drogas entre México y Estados Unidos, reveló ayer la prensa española.

De este modo, el cineasta vuelve a inclinarse por España como escenario de rodaje y esta vez se traslada a la cárcel, para enmarcar su thriller sobre Joaquín “El Chapo” Guzmán.

El “Diario Sur” confirmó que la prisión provincial de Cruz de Humilladero se convertirá en una cárcel mexicana de máxima seguridad desde donde, no obstante, Guzmán logró seguir dirigiendo sus negocios. Scott, que en breve estrenará “Alien: Covenant”, visitó el presidio en diciembre.

Basado en la novela homónima de Don Winslow, “The Cartel” recrea la primera y espectacular fuga del capo del cártel de Sinaloa, “El Chapo” Guzmán, en 2001, cuando, supuestamente, se escondió en un cesto de ropa sucia.

La novela avanza al ritmo de las historias cruzadas de Art Keller y Adam Berrera, dos amigos cuyos caminos se bifurcan cuando el primero acaba convirtiéndose en agente antidrogas de la DEA y el segundo se une al cártel de Sonora.

Para el papel del policía antinarcóticos suena el nombre de Leonardo DiCaprio, a quien, según informó hace meses “Deadline”, se está intentado convencer. El ganador de un Oscar y Scott ya trabajaron juntos en el thriller “Body of Lies” (2008).

Aparte de Málaga, el rodaje de “The Cartel” también llevará al director de “Blade Runner” a la base Coronel Maté de Colmenar Viejo, en las afueras de Madrid, al que visitó a finales del mes pasado.

Según “Diario Sur” (al que citan los diarios españoles y la agencia DPA), está previsto que la filmación arranque este verano.

“El Cartel” será el quinto rodaje de Scott en España tras “Exodus: dioses y reyes”, “El consejero”, “Reino de los cielos” y “1492: la conquista del paraíso”, en la que participaron Ángela Molina y Fernando Rey.

El cineasta ha recorrido Andalucía en varias ocasiones durante los últimos años en busca de localizaciones para su nuevo proyecto. En diciembre pasado visitó el penal malagueño, ubicado en la Cruz de Humilladero, para ver si podía servir para ambientar la cárcel desde la que Chapo dirigió sus negocios mientras estuvo detenido. El narcotraficante se evadió de la prisión de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, el 19 de enero de 2001, tras involucrar a más de 60 funcionarios del centro.

Sin embargo, la película no llama a Joaquín Guzmán por su nombre y prefiere contar la historia de dos amigos que se vinculan con el cártel del “Chapo”.