Alivia de forma natural la tendinitis con estos 7 remedios

Para aliviar la tendinitis podemos combinar remedios orales con otros de aplicación tópica para conseguir mejores resultados y así lograr reducir las molestias y una recuperación más rápida

La tendinitis es una condición que se produce por la inflamación de un tendón, es decir, aquella estructura fibrosa que une el músculo con el hueso.

Es una patología crónica que, a largo plazo, puede provocar la degeneración de estos tejidos, y ocasionar fuertes dolores y dificultades en el movimiento.

Por lo general viene acompañada con sensibilidad en las áreas cercanas a las articulaciones, además de rigidez y dolores que se intensifican en la noche.

Su aparición suele darse por una sobrecarga muscular, pero también por los cambios propios del envejecimiento y el desarrollo de ciertas enfermedades.

Aunque su tratamiento suele realizarse con la administración de fármacos analgésicos y antiinflamatorios, también hay soluciones de origen natural que ayudan a controlar sus síntomas.

En esta ocasión queremos compartir las 7 mejores para que las utilices como complemento para acelerar su recuperación.

¡Descúbrelas!

1. Hielo

Hielo

La aplicación de compresas de hielo es un remedio efectivo para aliviar la inflamación y el dolor ocasionado por la tendinitis.

Esta terapia estimula la circulación en la zona afectada y, a su vez, calma la tensión y rigidez en el tendón afectado.

¿Qué debes hacer?

  • Envuelve varios cubos de hielo en una toalla o bolsa térmica y, a continuación, procede a aplicarlo sobre la zona del cuerpo afectada.
  • Realiza suaves masajes durante 10 o 15 minutos y repite su uso hasta 3 veces al día.

2. Baño de agua tibia

Los baños con agua tibia son una terapia relajante que ayuda a aumentar la temperatura corporal para incrementar el flujo sanguíneo hacia la zona afectada por esta condición.

Su aplicación una vez al día puede calmar el dolor y las dificultades para mover la articulación.

¿Qué debes hacer?

  • Prepara la tina con suficiente agua tibia y sumerge tu cuerpo durante 20 minutos.
  • Si gustas, agrégale aceites esenciales o sales de Epsom para lograr un efecto más relajante.

3. Infusión de sauce blanco

sauce-blanco

Las propiedades antiinflamatorias y sedantes de la infusión de sauce blanco se pueden emplear para controlar los síntomas de la tendinitis.

Esta planta actúa sobre la zona afectada, calmando la hinchazón y la rigidez.

Ingredientes

  • 1 cucharada de sauce blanco (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Agrega una cucharada de sauce blanco en una taza de agua hirviendo y déjala reposar 10 minutos.
  • Pásala por un colador y consúmela ante la primera señal de dolor.
  • Repite la dosis hasta tres veces al día, hasta controlar por completo el problema.

4. Cúrcuma

La curcumina, el compuesto activo de la cúrcuma, ejerce un poderoso efecto antiinflamatorio y calmante que controla de forma eficaz la tendinitis.

Si bien esto se puede conseguir con el consumo de la especia, también es conveniente utilizarla mediante compresas.

¿Qué debes hacer?

  • Incorpora una o dos cucharadas de cúrcuma en polvo en medio litro de agua caliente y, cuando esté a una temperatura soportable, aplícala sobre la zona afectada con la ayuda de un paño.
  • Deja que actúe durante 15 o 20 minutos y retírala.
  • Úsala 2 veces al día.

5. Árnica

Cómo elaborar un bálsamo de árnica para calmar los dolores musculares

El árnica es una de las plantas más populares dentro de los tratamientos alternativos para el alivio de esta condición.

Esto se debe a sus poderosos agentes antiinflamatorios y analgésicos que, aplicados de forma local, controlan la hinchazón y el dolor.

¿Qué debes hacer?

  • Aplica compresas con la infusión de la planta, o bien, adquiere una loción o ungüento.
  • Úsalo hasta controlar la inflamación.

6. Vinagre de manzana

Las propiedades antiinflamatorias del vinagre de manzana pueden aprovecharse de forma tópica para el alivio de la tendinitis.

Este producto orgánico, conocido por sus usos medicinales, promueve la circulación y calma la irritación de los tendones.

¿Qué debes hacer?

  • Combina partes iguales de vinagre de manzana con agua tibia y aplícalo mediante compresas sobre la zona dolorida.
  • Espera que actúe 20 minutos y retíralo.
  • Repite su aplicación hasta 3 veces al día.

7. Aloe vera

Aloe-vera

El efecto calmante y refrescante de los cristales de aloe vera se puede aprovechar como complemento del tratamiento de la tendinitis.

Este producto natural se absorbe con facilidad a través de la piel y, gracias a sus activos, desinflama las áreas afectadas.

¿Qué debes hacer?

  • Toma una cantidad abundante de pulpa de aloe vera y frótala con suaves masajes sobre las articulaciones doloridas.
  • Espera que actúe 30 minutos y enjuaga con agua fría.
  • Aplícalo 2 o 3 veces al día.

¿Lista para probar estos remedios naturales? Si te está aquejando este problema, elige alguna de las soluciones mencionadas y aplícala para disminuir el dolor.

Si la condición persiste, consulta al médico para recibir otro tipo de tratamiento.