El tomba se durmió y la academia se aprovechó

La “Academia” perdía frente al “Tomba” por el gol Javier Correa, pero Diego González y Gustavo Bou le dieron la victoria al equipo de Cocca

El Cilindro de Avellaneda fue el escenario del espectáculo que protagonizaron Racing y Godoy Cruz en la noche del sábado. Tras la derrota sufrida en Córdoba, los de Diego Cocca se presentaron ante su gente con la obligación de ganar para no ceder terreno en el campeonato y en sus aspiraciones de clasificar a la Copa Libertadores.

La Academia  pecó por su incapacidad para terminar de manera efectiva sus ocasiones. Durante todo el primer tiempo los albicelestes se mostraron muy superiores, pero no lograron quebrar la resistencia de Rodrigo Rey.

La sociedad entre Iván Pillud y Lautaro Martínez, junto con las incursiones de Brian Mancilla y los avances del Pulpito González amenazaron con la llegada del gol. Además, la jerarquía de Gustavo Bou implicaba un factor fundamental en la gestación de juego.

En el complemento, en cambio, los de Lucas Bernardi sorprendieron al dueño de casa con el gol de Javier Correa. Si bien Agustín Orion había sacado una pelota complicada en la previa, el arquero brindó un rebote hacia el medio que favoreció al atacante bodeguero.

Como la justicia del marcador no coincidía con el desarrollo del espectáculo y el golpe dejó un manto de preocupación en el local, Cocca envió a la cancha a Cuadra, Gastón Díaz y Pancho Cerro, una decisión que sirvió para revertir el resultado.

En los últimos siete minutos la hinchada pasó de la desilusión a la euforia. El Pulpito González de cabeza y Gustavo Bou, con una genialidad, hicieron que el cumpleaños de Racing sea feliz. En Avellaneda, la Academia sonríe de la mano de su técnico.