No le fue bien al cruzado en su visita por Neuquén

El Deportivo Maipú cayó derrotado en condición de visitante frente a Independiente, en su cancha, en la primera fecha de la reválida del Federal A. 

Hugo Hernández abrió la cuenta en los primeros minutos con un golazo y luego, cerca del pitazo final, Dante Zúñiga sentenció las acciones.

Sólo los primeros minutos de juego fueron netamente favorables para el local, que aprovechó el despliegue de sus delanteros para asumir rápido el protagonismo. En apenas 10 minutos de juego, Hernández recibió dentro del área una buena pelota de Doglioli y definió con clase por encima de la salida del arquero para desatar el primer grito en La Chacra.

A partir de ahí, Maipú comenzó a crecer de a poco y aprovechó el flanco izquierdo de la defensa albirroja Claudio Ojeda acrecentaba su figura. El comienzo del encuentro no fue para nada fácil para el elenco de Juan Carlos Bermegui. Es que a los 9 de haber dado el pitazo inicial, el dueño de casa consiguió ponerse arriba en el marcador con el tanto de Nicolás Hernández. Si bien el Botellero intentó llegar a la paridad, careció de ideas concretas para lastimar en el área rival. Así, promediando la etapa, Montaña desbordó a Nahuel González y remató encontrando la buena respuesta del 1 local. El Rojo respondió con una buena jugada por la derecha de Ávila que luego Villa no pudo definir sobre el otro sector. En la última de la etapa, la fórmula del Botellero se repitió por la derecha con Montaña y nuevamente respondió bien Villalba.

Ya en la segunda mitad, el arquero siguió siendo determinante porque, de arranque, Ojeda probó de afuera y el 1 alcanzó a manotear al córner. Al Rojo le costó mucho generar peligro y de a poco se fue quedando.

Maipú fue y fue, aunque encontró bien parada a la defensa local. Landeiro mandó a la cancha a Fondacaro primero y a Zúñiga después para intentar recuperar la pelota y así ganó algo de juego, pero no logró contener la avanzada de los mendocinos. A media hora del complemento, Parissi probó de afuera y Villalba sacó bien abajo. De ese córner tuvo su intervención más trascendente, sacando un cabezazo a quemarropa a puro reflejo. El Cruzado siguió intentando por todos lados y esta vez el que intentó batir al arquero fue el ingresado Coria, que de tiro libre casi la clava arriba, pero otra vez el “1” salvó a su equipo.

Sin embargo, cuando parecía que llegaba el empate, el Rojo sacó una contra rápida, Lucero la puso en profundidad para la corrida del Pato, que la mató de pecho y definió con categoría ante la salida del arquero para liquidar las acciones y desatar el desahogo definitivo del hincha albirrojo.

Así, el equipo de Landeiro sonrió en este arranque de la reválida, en la que sólo debe pensar en sumar para salir de la zona roja. Justamente, la otra buena noticia llegó desde Santa Rosa y se la dio Ferro de General Pico, que le sacó un empate al local Belgrano y permitió que el Rojo, tras su victoria, salga momentáneamente de la zona de los descensos.