Consejos para alargar la vida útil de los alimentos

¿Cuántas veces le ha pasado que compró diferentes alimentos (especialmente las frutas y verduras) y se ponen feos antes de que llegue a consumirlos? Con tan solo cuidados simples, usted puede optimizar lo que compra y desperdiciar menos.

Cebollas
Guárdelas en una bolsa de papel en un lugar fresco y oscuro (como en el garaje o en el sótano). Esto mantendrá a las cebollas frescas por más de dos semanas. Almacenar las cebollas en cancanes viejas es otra opción y puede ayudar a mantenerlas frescas durante un máximo de ocho meses (para mantenerlas separadas, haga nudos entre ellas).

Manzanas
Almacene las manzanas en la heladera en el cajón de abajo, ya que tienen mucha humedad.

Tomates
Los tomates no se deben refrigerar y debe comerlos en un par de días. Almacenarlos en la heladera no es una buena opción, ya que perderán su valioso sabor. Pero si accidentalmente los almacena, no los tire a la basura. Dejarlos reposar en temperatura ambiente durante 24 horas antes de comerlos podría regresar parte de su sabor. ¿Otra opción? Utilice los tomates refrigerados en recetas para salsa, y agrégueles cebolla, ajo y albahaca.

Papas
Almacene las papas en un lugar fresco y oscuro, y si nota que empiezan a germinar, no quiere decir que están echadas a perder. Simplemente elimine los brotes (incluso esto les da un sabor más dulce). Cuando almacene papas aléjelas de las cebollas (esto hará que se echen a perder más rápido). Almacenarlas con manzanas impedirá que las papas germinen.

Vegetales de hojas
El calor hace que los vegetales de hojas verdes se echan a perder, así que póngalas en agua en cuanto llegue a casa. Después escúrralas (la humedad también promueve la putrefacción) y guarde sin agua en una bolsa hermética.
Haga agujeros del tamaño de un alfiler en cada lado y guárdelos en la heladera. Esto puede ayudar a que sus vegetales de hoja verde duren hasta cuatro veces más de lo normal. Guarde la lechuga para ensalada cubierta con una servilleta de papel y luego tápela con un plástico para que absorba la humedad.

Huevos
Los huevos pueden aguantar hasta por cinco semanas en la heladera. Guárdelos en la parte de atrás, donde está más frio (no en la puerta) y déjelos justo en su envase original.