Programa de Orientación Vocacional para las secundarias

La senadora Mariana Caroglio (UCR) presentó un proyecto de ley con el fin de crear e implementar un Programa de Orientación Vocacional en los secundarios de la Provincia. El espacio extracurricular estará destinado a estudiantes de último y penúltimo año.

La senadora radical Mariana Caroglio presentó, en la Legislatura provincial, un proyecto de ley que tiene como finalidad crear el Programa de Orientación Vocacional destinado a estudiantes de último y penúltimo año de la secundaria de la Provincia. Este proyecto plantea la necesidad de regular este espacio destinado a los jóvenes alumnos, ya que no existe normativa a nivel provincial ni nacional.

Actualmente existe una cantidad importante de estudiantes de nivel secundario próximos a egresarse que no cuentan con suficientes herramientas, ni conocimientos de cómo identificar sus gustos y posibilidades a la hora de elegir una carrera universitaria.

En Argentina, un país pionero en la educación superior gratuita y de acceso libre, resulta fundamental e indispensable colaborar y guiar a los estudiantes para lograr mejores resultados académicos y por consecuencia técnicos profesionales para facilitar la elección, ya que no basta tener idoneidad en algún oficio para poder desempeñarlo correctamente.

Además, dentro del mundo universitario y terciario, la desilusión y frustración de los interesados por no encontrar lo que les gusta o no tener posibilidades económicas es bastante grande. Sumado esto a la gran deserción masiva de estudiantes que comienzan su etapa universitaria y que, por la poca información previa de la carrera elegida, gustos personales y dificultad para llevarla al día, terminan tomando la decisión de dejarla. Por tal motivo la intervención del Estado se hace vital en este aspecto, ya que debería funcionar como guía para estos entusiastas.

Por esto, resulta necesario un espacio extracurricular dentro de los dos últimos años del ciclo en el cual los jóvenes puedan descubrir aptitudes, habilidades, gustos y por sobre todo su vocación. Este espacio debe constituirse en un proceso orientado por especialistas y con criterios organizados y pedagógicos; y la escuela es el ámbito ideal para que ese proceso se desarrolle y culmine con un descubrimiento por parte de los educandos y una decisión cuya probabilidad de equivocación es significativamente inferior a la que se produce en la actualidad. También resulta fundamental trabajar no solo en el ingreso y egreso, sino hacer principal hincapié en lo que significará la permanencia del alumno dentro de la educación superior.

Si bien existen un sinfín de test vocacionales -a los que se puede acceder de forma online- de distintas universidades del país y del mundo, es a través de una política de Estado que puede tomar vuelo un resultado distinto y satisfactorio.