Cárceles: la Ley de Cornejo busca terminar con el sistema garantista y la reincidencia

Pese al debate público que se ha generado por la Ley de Ejecución de la Pena Privativa de la Libertad que anunció el Gobernador en la apertura del año legislativo en Mendoza, hay puntos que no han sido destacados por la oposición o las agrupaciones de Derechos Humanos que critican el proyecto.

En términos generales, este proyecto no obligaría a los presos a trabajar, sino que al hacerlo les da una opción para que puedan acceder a beneficios como salidas transitorias o régimen de semilibertad, luego de que hayan cumplido la mitad de su condena. 

Explicitamente la Ley refiere: “Se agregan nuevos requisitos que son cumplir efectivamente con las labores mínimas exigidas por la autoridad y el trabajo, tanto en cantidad como en calidad, la acreditación de pago de los gastos de su estadía o internación en los lugares de detención”.

El nuevo proyecto advierte que los presos deberán realizar “labores generales del establecimiento o comisiones que se le encomienden con el fin de contribuir al orden, mantenimiento, higiene y limpieza de los lugares de alojamiento y espacios comunes dentro de cada módulo y/o pabellón por lo menos una hora diaria”.

Es decir que la Ley de Cornejo no obliga a los presos a trabajar en labores externos a las cárceles, sino que pretende que ellos mismos cumpliendo con ciertas obligaciones, den orden y mantenimiento a los establecimientos donde están cumpliendo su condena y por los cuales el Estado provincial y nacional está emitiendo grandes gastos mensuales y anuales.

Frente a esto, el ministro de Seguridad de la Provincia, explicó dicha propuesta plantea evitar la reincidencia y que los presos acostumbrados al sistema garantista, asuman la responsabilidad real de comprender que han cometido delitos contra los ciudadanos. Por este motivo consideró: “Deberíamos encontrar una solución y empezar a evitar esto de las cárceles son lugares de creación de delitos”.

En definitiva esta Ley establece la resocialización mediante la educación, la capacitación y el trabajo obligatorio de los presos y la participación de la víctima.

Mirá acá la Ley completa