El Fiscal Hernán Ríos pidió sobreseer a los rugbiers imputados por abusos

Gentileza Los Andes

La instrucción por la denuncia contra un grupo de rugbiers por abuso sexual a una joven en una fiesta, el 22 de diciembre, en Chacras de Coria, terminó y el fiscal Hernán Ríos pidió a la Justicia de Garantías sobreseer a todos los acusados. Se trata de Enzo Falaschi, Ignacio Ceschin, Sebastián Vanin y Lisandro Biffi, imputados por abuso sexual agravado por acceso carnal; y el mánager José Hervida, por abuso sexual simple (tocamientos).

Ríos definió el fin de la investigación la semana pasada -aunque trascendió hoy- al ver que ya no había lugar para seguir avanzando, infiriendo que hay “una duda que no se puede superar”. En base a la denuncia, las testimoniales y los análisis de laboratorio, era muy complicado sostener la acusación de abuso sexual con acceso carnal y agravado por la participación de 2 o más personas para los rugbiers Ignacio Ceschín, Sebastián Vanín, Ignacio Biffi y Enzo Falaschi; más la imputación por abuso sexual simple que pesa sobre el manager José Hervida.

Y es que si bien los estudios de ADN de las manchas de semen en la ropa de la víctima dieron positivo en un par de casos, no hay manera de comprobar que haya habido “acceso carnal”.

El hecho de que la víctima no recordara qué sucedió esa noche de diciembre en Chacras, en pleno festejo por el triunfo del Seven de la República, impidió avanzar con firmeza sobre las duras acusaciones.

Además, el fiscal también fortaleció su decisión en el sobreseimiento en marzo pasado de otros dos rugbiers que también habían sido imputados: Ezequiel Pelaia y Maximiliano Filizzola.

Desde que se conoció la denuncia, el caso generó gran repercusión provincial y nacional, abriendo un debate sobre el presunto descontrol en las fiestas privadas, ya que se habló de que a la víctima se la había drogado supuestamente con “burundanga”, hecho que resultó incomprobable según los análisis realizados, otro elemento que ayudó al fiscal a definir el fin de la instrucción, según pudo saber este diario.

Incluso, hubo cruce de “cartas” de los involucrados que se hicieron públicas vía redes sociales y llevaron a la tapa de los medios las opiniones y acusaciones de una y otra parte, en las que también participaron familiares de los imputados.

Juan Horacio Day, abogado de los deportistas, avaló el pedido elevado por el fiscal. El letrado contó a Los Andes que ya comunicó la noticia a sus defendidos, quienes esperaban esta decisión hace tiempo.

La querella va por la nulidad

Francisco Machuca, apoderado de la querella en representación de la joven que denunció el abuso, que no esperarán la resolución del Juzgado de Garantías e irán por la nulidad de la solicitud de sobreseer a los imputados.

Según el abogado, en primer lugar entienden que no se les comunicó correctamente el fin de la instrucción y el pedido de desvincular a los acusados, “no se les corrió vista” en la jerga judicial. En segundo lugar, presentarán un planteo de “ocurrencia” ante el juez de Garantías, esto quiere decir que ofrecerán más pruebas para que se revea la investigación que llevó adelante el fiscal y que se revise si hay material suficiente o no para elevar la causa a juicio oral.

En tanto, para Machuca, más allá de si es posible comprobar si hubo acceso carnal o no, queda pendiente resolver el caso de abuso sexual simple por “tocamientos”.

Con estos elementos, esperarán la decisión del Juzgado de Garantías, a cargo de David Mangiafico, quien definirá si los rugbiers son definitivamente desvinculados o si hay lugar para seguir investigando. En caso de que el magistrado opte por el sobreseimiento, los representantes legales de la victima no dudan en que apelarán.