Ratifican la condena a Messi de 21 meses de cárcel en suspenso

El Tribunal Supremo español confirmó este miércoles la condena de 21 meses de cárcel en suspenso al astro argentino Lionel Messi, acusado de tres delitos fiscales, luego de haber desestimado el recurso presentado por el futbolista.

El Tribunal Supremo español informó este miércoles haber rechazado el recurso del futbolista argentino del FC Barcelona Lionel Messi y le mantuvo la pena previamente impuesta de 21 meses de prisión por un millonario fraude fiscal.

Messi y su padre Jorge fueron condenados en julio de 2016 por defraudar 4,16 millones de euros procedentes de sus derechos de imagen entre 2007 y 2009 a través de un entramado societario en paraísos fiscales

El Supremo, la última instancia del ordenamiento jurídico español, confirmó la pena de prisión para el futbolista y la multa de 2,1 millones de euros, pero en cambio rebajó la pena de su padre como cooperador necesario de 21 a 15 meses de cárcel y de 1,6 millones a 1,3 millones de euros de multa.

En cualquier caso, el ingreso en prisión de ambos será probablemente suspendido de acuerdo con la ley española al tratarse de crímenes no violentos con penas inferiores a dos años en acusados sin antecedentes.

Los cinco magistrados del tribunal mantuvieron el criterio expuesto en primera instancia por la Audiencia de Barcelona conforme el futbolista, a pesar de alegar desconocimiento de la gestión de su fortuna, actuó con dolo.

“No resulta acomodado a lógica admitir que quien percibe importantes ingresos ignore el deber de tributar por ello”, afirma el Supremo en su sentencia, destacando que Messi intervino personalmente en esas actuaciones.

Ayudados por unos asesores fiscales de Barcelona, los Messi organizaron una red de sociedades en Reino Unido, Suiza, Belice y Uruguay para ingresar los derechos de imagen del futbolista evitando el pago de impuestos.

Durante estos años, Messi, ya con un futuro prometedor, firmó millonarios contratos con Adidas, Konami, Pepsi o Danone a nombre de estas sociedades, cuyos titulares eran él u otros miembros de su familia.

Estas maniobras fueron denunciadas por una fiscal de Barcelona en 2013 que se querelló contra el futbolista y su padre. En la sentencia, el tribunal remarca que la fiscalía no se querellara también contra los asesores fiscales que organizaron el entramado societario.