5 señales de que vives o creciste en una familia tóxica

Cada familia es un mundo. Unos tienen una historia, otros otra y algunas familias son buenas… pero otras no tanto. Existen familias que tienen una mala relación entre si que las podemos llamar tóxicas. Si estás en duda acerca de esto y no sabes si vives (o creciste) en una familia tóxica o no, sigue leyendo. 

1. Existe abuso

Cuando la relación familiar está basada en cualquier tipo de abuso o manipulación mental, verbal, emocional, física o sexual, es una señal clara de que tu familia es tóxica. Muchas veces esto forma parte del comportamiento normal y quienes lo viven lo toman como algo natural cuando para el exterior es más que obvio que algo malo pasa.

2. Solo te enteras de cosas negativas

Las familias tóxicas encuentran todo mal. El único contacto que puedes llegar a tener con ellos resulta completamente negativo, nunca pasa nada bueno y, si tienes alguna buena noticia, ellos se encargan de “darla vuelta” y encontrarle el lado negativo.

3. Solo echan a rodar rumores negativos

Las familias tóxicas echan a rodar rumores negativos acerca de ti y de tu vida. Aprovechan cuando no estás para hablar mal de ti y de lo que haces. Los chismes solo sirven para lograr que las familias se separen. Es probable que en todas las familias haya alguien así, pero cuando esto se potencia a varios miembros, podemos hablar de una familia tóxica. 

4. Nadie se preocupa por los demás

En una familia tóxica nadie se preocupa por cómo están los demás, solo piensan en si mismos y en sacar el mayor provecho de la desgracia de los otros. Un claro ejemplo puede verse en los testamentos cuando “mágicamente” aparecen parientes a participar de la fortuna de quien falleció sin que hasta ese momento nadie supiera de ellos, ¿aprovechados? Obvio que si y tóxicos en grado máximo.  

5. La falta de diálogo es normal

Una familia tóxica también se caracteriza por la falta de diálogo. Con ellos no se puede hablar. Siempre en medio de una discusión optan por dar un portazo e irse o aplican la “ley del hielo” es decir que no hay diálogo ni tampoco escuchan ningún tipo de razón.  

Si te parece que tu familia tiene este tipo de comportamientos, es señal clara de que vives en un lugar tóxico y que no es bueno que estés allí por mucho tiempo. Piénsalo muy bien. Tu salud mental y física es muy importante.