Tupungato: dieron marcha atrás con el “aumentazo”

El intendente de Tupungato Gustavo Soto y los ediles iban a percibir $100 mil y $70 mil brutos por el incremento atado a paritarias, pero ante el repudio generalizado decidieron rechazarlo. “Es un gesto político”, dijo el jefe comunal.

Ese es el bruto, no es el dinero que al intendente le queda de bolsillo. Hubo una recomposición salarial para toda la planta de personal municipal, que está sujeto a la paritaria provincial del año pasado y a la de 2017”. De este modo justificó Gustavo Sotointendente de Tupungatoel aumento salarial que llevó su sueldo a los $100 mil brutos. “De bolsillo recibo $60.000 por mes y estoy dispuesto a defender mi sueldo. Porque yo no cobro eso, me lo gano”, sostuvo el funcionario una vez desatada la polémica en los medios.

Finalmente, el jefe de la comuna del Valle de Uco decidió dejar sin efecto el incremento que fuera acordado por el Concejo Deliberante cuando se aprobó el Presupuesto 2017. Teniendo en cuenta lo convenido en las negociaciones del año pasado y el actual (25% y 17% respectivamente), el intendente pasó de cobrar $68.111 a $99.612, y los concejales de $47.677 a $69.728.

Sin embargo, alegando un “gesto político”, Soto y los ediles tupungatinosdesestimaron la suba salarial y retrotrajeron sus haberes a lo que percibían en enero.

En el departamento se programó una marcha para este jueves con el fin de repudiar los incrementos, que llevaron los salarios a cifras muy alejadas a la que cobra la mayoría del sector obrero.

 

Fuente Diario Jornada