Cumple un año el sistema de envíos puerta a puerta y no tuvo el tan temido crecimiento exponencial

Se trata de la compra de productos del exterior a través del comercio electrónico. No parece haber causado la temida explosión en materia de importaciones que iba a afectar a la industria nacional, aseguran desde CAME.

El sistema de envíos puerta a puerta vinculado con la compra de productos del exterior a través del comercio electrónico fue modificado hace un año, el 26 de agosto del 2016, contemplando la variante oficial realizada a través del Correo Argentino o la privada, a través de couriers y no parece haber causado la temida explosión en materia de importaciones que iba a afectar a la industria nacional a través de las adquisiciones de los particulares.

El vocero de la Confederación de la Mediana Empresa (CAME), Vicente Lourenzo, sostuvo que “para nada se cumplió nuestro pronóstico” sobre el impacto que iba a ocasionar el sistema de envíos puerta a puerta en la Argentina y señaló que “el régimen existe pero no fue masivamente usado por los argentinos. Nos alegra habernos equivocado”, señaló.

El año pasado la CAME había manifestado su preocupación ante el regreso del servicio puerta a puerta para las compras al exterior, ya que que temía que fuera “perjudicial tanto para la industria nacional como para el comercio local, ya que en una amplia gama de productos se pueden conseguir precios hasta 67% más económicos que los que ofrece el mercado local en los productos fabricados en el país”.

El 30 % de las operaciones fracasa

Cerca del 30% del total de productos ingresados al país como envíos por compra electrónica en el régimen denominado Puerta a Puerta, fue devuelto a origen porque los compradores no completaron los trámites correspondientes informó el Correo Argentino.

El Correo detalló que entre el 26 de agosto de 2016 y el 7 de agosto de 2017 se compraron 1.900.000 productos y se devolvieron 615.000.