Se agrava la persecución judicial contra la Tupac Amaru en Mendoza

Horas antes del comienzo de las audiencias ante la Cámara Penal de Mendoza, donde se comenzó a tratar la apelación de la prisión preventiva de los integrantes de la Tupac Amaru, la fiscal Gabriela Chaves ordenó la captura de otros cuatro miembros de la organización. “Las detenciones se llevaron a cabo el mismo día en que los medios locales anunciaban que se podía caer la acusación. Es un claro intento de la Fiscalía por presionar y hostigar a la Cámara”, denunció Alfredo Guevara, abogado de la Tupac Amaru.

Ayer por la mañana, por orden de la fiscal Chaves, la Policía de Mendoza realizó seis allanamientos en los departamentos Lavalle y Las Heras, donde detuvieron a Federico Torrengo, hijo de la líder de la Tupac Amaru en Mendoza, y a las ex delegadas Lourdes Oviedo, Gabriela Medina y Roxana Asis, quien fue liberada a las pocas horas.

“Lourdes Oviedo tenía pedido de captura desde hace 4 meses. Es llamativo que las detenciones se lleven a cabo el mismo día que comienzan a tratar las apelaciones ante la Cámara”, planteó Guevara.

Por la tarde se llevó a cabo la primera audiencia ante la Cámara Penal, que deberá resolver las apelaciones planteadas por la defensa a las prisiones preventivas de Nélida Rojas, su esposo Ramón Martínez, sus hijas Carla y Leonela Martínez y su nuera Fanny Villegas. De las 29 causas en las que están imputados, 28 son por la criminalización de prácticas propias de las organizaciones, como el pago de la cuota social y la participación en actividades. La otra es una causa por una supuesta asociación ilícita que se habría creado en 2007, cuando varios de los imputados tenían menos de 10 años.

La defensa exigió la nulidad de todo lo actuado en esta última causa “porque la acusación contiene defectos insalvables, es arbitraria y está mal formulada”, según explicó Guevara. También realizaron un planteo de incompetencia porque la acusación sostiene que la asociación ilícita fue concebida para apropiarse de fondos de programas de viviendas de la Nación, por lo que debería estar en la Justicia Federal.

“Esta causa es una entelequia que no tiene pies ni cabeza, la imputación se funda en el manejo de bienes relativos a planes de vivienda, sin embargo no hay ninguna causa en la que se impute el manejo de fondos”, dijo Guevara.

Hoy, en la segunda audiencia, la defensa continuará con su alegato. Se prevé que la Cámara resuelva las apelaciones la semana próxima.