Dormir en habitaciones frías es más saludable

No te vayas a dormir sin pensar en la importancia de la temperatura en tu habitación. 

Es posible que durante la temporada de calor, dejes la ventana abierta para refrescar tu cuarto, sin embargo la ciencia sugiere que jugar con el termostato puede hacer la diferencia.

Con el pasar del tiempo te preocupas por miles de cosas, pero nunca por la temperatura del sueño, es decir, terminas tu día y tratas de hacerlo de manera mas cómoda que te sea posible.

Investigando un poco, la ciencia tiene sus razones para respaldar esta teoría.

LA CIENCIA DICTA QUE LAS TEMPERATURAS ENTRE 15 Y 19 GRADOS CENTIGRADOS SON CONDICIONES IDEALES PARA DORMIR

Eso es genial para todos los “soñadores fríolentos”, pero si eres uno de los muchos que requieren algunas cobijas extra – puede que un sientas frío con esta temperatura.

Pero no te preocupes. Aunque podría tomar un período de ajuste, la investigación muestra que dormir bajo temperaturas más frías pagará dividendos en una variedad de maneras diferentes. Éstos son sólo algunos para empezar.

Disminuye su riesgo de enfermedad metabólica

Al dormir a temperaturas más frescas, tu cuerpo te lo agradecerá. Según un estudio publicado en recientemente, bajar tu aire acondicionado unos pocos grados antes de acostarse puede ayudar a disminuir el riesgo de ciertas enfermedades metabólicas, como la diabetes.

En este estudio, los investigadores realizaron un experimento comparando los niveles de azúcar en la sangre / insulina y los gastos calóricos de los sujetos de prueba durmiendo a 23 y 19 grados centigrados, respectivamente.

Después de cuatro meses de pruebas, los investigadores concluyeron que los sujetos que duermen en la habitación ambientada de 19 grados experimentaron una serie de ventajas metabólicas. Después de períodos de sueño en un ambiente más frío, la cantidad de grasa buena – en estas personas casi se duplicó.

Además, los soñadores más fríos también quemaron más calorías a lo largo de su día. En conjunto, estas dos relaciones podrían disminuir el riesgo de diabetes y otros tipos de condiciones metabólicas, con el tiempo.

Te sentirás mas joven

Según el médico naturopático y la autora más vendida Natasha Turner, el dormir bajo condiciones que son más calientes que 21 grados inhibirá tu cuerpo de refrescarse naturalmente, con el sueño y la liberación de la melatonina.

La melatonina se encuentra en la parte superior de las hormonas anti-envejecimiento más importantes del cuerpo, y cuando se libera por la noche – después de la exposición a la oscuridad total – el cuerpo reaccionará naturalmente, con una caída de temperatura.

En respuesta directa a esta caída de la temperatura, el cuerpo también bombea niveles elevados de la hormona del crecimiento – otra hormona antienvejecimiento crítica. A medida que más grandes cantidades de estas hormonas se liberan en el cuerpo, se verá, e incluso te sientes, más joven.

Además de los beneficios para la salud proporcionados por dormir en medio de un clima más fresco, hay una serie de ventajas prácticas, también, como realmente llegar a dormir más rápido

Cuando las condiciones de sueño son demasiado calientes, o demasiado frías para esa materia, a tu cuerpo se le dificulta cada vez más moderar su “termostato interno”, por así decirlo. Esto podría mantenerte despierto e inquieto por un período de tiempo, contando ovejas, antes de que finalmente te encuentres en los brazos de morfeo.

Dormir desnudo te ayudará a enfriarte

Una forma de enfriar la temperatura corporal por la noche, es desnudarse. Estoy hablando de dormir desnudo, encuerado. Al dormir sin ropa, tu temperatura corporal caerá, y posteriormente tu cuerpo tendrá un tiempo más fácil de regular su propia temperatura.

Al dormir desnudo, dormirás más fresco – y por dormir más fresco, tu cuerpo también producirá menos cortisol durante toda la noche. El cortisol, una hormona natural, que se asocia con estrés y aumento de peso.

Al mantener bajos los niveles de cortisol, también estarás moderando tu apetito y ansiedad.