La depresión de los niños, sus síntomas y causas

¿Pueden los niños sufrir depresión? La respuesta es sí. La depresión en los niños es diferente de los berrinches normales y las emociones cotidianas que ocurren cuando un niño se desarrolla

Sólo porque un niño se ve triste no significa que necesariamente que él o ella tengan depresión. Si la tristeza se vuelve persistente, o si se desarrolla un comportamiento perturbador que interfiere con las actividades sociales normales, los intereses, el trabajo escolar o la vida familiar, puede indicar que él o ella tiene una enfermedad depresiva. Ten en cuenta que mientras que la depresión es una enfermedad grave, también es tratable.

Los síntomas de la depresión en los niños varían. A menudo no se diagnostica y no se trata, ya que se pasan como normales cambios emocionales y psicológicos que se producen durante el crecimiento. Los primeros estudios médicos se centraron en la depresión “enmascarada”, donde el estado de ánimo deprimido de un niño se evidenció por actuar o por un comportamiento enfadado.

Los signos y síntomas de la depresión en los niños incluyen:

Irritabilidad o enojo
Sentimientos continuos de tristeza y desesperanza
Retiro social
Mayor sensibilidad al rechazo
Cambios en el apetito – aumentado o disminuido
Cambios en el sueño – insomnio o sueño excesivo
Explosiones vocales o llanto
Dificultad para concentrarse
Fatiga y baja energía
Quejas físicas (como dolor de estómago, dolor de cabeza ) que no responden al tratamiento
Capacidad reducida para funcionar durante eventos y actividades en casa o con amigos, en la escuela, actividades extracurriculares, y en otros pasatiempos o intereses
Sentimientos de inutilidad o culpa
Pensamiento o concentración dañados
Pensamientos de muerte o suicidio

No todos los niños tienen todos estos síntomas. De hecho, la mayoría mostrará diferentes síntomas en diferentes momentos y en diferentes entornos. Aunque algunos niños pueden continuar funcionando razonablemente bien en entornos estructurados, la mayoría de los niños con depresión significativa sufrirán un cambio notable en las actividades sociales, la pérdida de interés en la escuela y un rendimiento académico deficiente, o un cambio en la apariencia.

Los niños también pueden comenzar a usar drogas o alcohol, especialmente si tienen más de 12 años de edad.

Aunque son relativamente raros en jóvenes menores de 12 años, los niños pequeños pueden intentar suicidarse, y pueden hacerlo impulsivamente cuando están enfadados o enojados. Las niñas son más propensas a intentar el suicidio. Los niños con antecedentes familiares de violencia, abuso de alcohol o abuso físico o sexual corren mayor riesgo de suicidio, al igual que aquellos con síntomas depresivos.

¿QUÉ CAUSA LA DEPRESIÓN EN LOS NIÑOS?
Al igual que en los adultos, la depresión en los niños puede ser causada por cualquier combinación de factores que se relacionan con la salud física, eventos de la vida, antecedentes familiares, ambiente, vulnerabilidad genética y trastornos bioquímicos. La depresión no es un estado de ánimo pasajero, ni es una condición que desaparecerá sin un tratamiento adecuado.

¿SE PUEDE PREVENIR LA DEPRESIÓN EN LOS NIÑOS?
Los niños con antecedentes familiares de depresión están en mayor riesgo de experimentar la depresión. Pequeños que tienen padres que sufren de depresión tienden a desarrollar su primer episodio de depresión antes que los niños cuyos padres no lo hacen. Aquellos que tienen familias caóticas o conflictivas, o niños y adolescentes que abusan de sustancias como el alcohol y las drogas, también corren mayor riesgo de depresión.

La depresión es significativamente más común en niños menores de 10 años. Pero a la edad de 16 años, las niñas tienen una mayor incidencia de depresión.

El trastorno bipolar es más común en los adolescentes que en los niños más pequeños. Sin embargo, el trastorno bipolar en los niños puede ser más severo que en los adolescentes. También puede ocurrir con, o estar oculto por, trastorno por déficit de atención con hiperactividad ( TDAH ), trastorno obsesivo-compulsivo ( TOC ) o trastorno de conducta (TC).

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

Las opciones de tratamiento para los niños con depresión son similares a las de los adultos, incluyendo la psicoterapia y medicación. El papel que desempeña la familia y el entorno del niño en el proceso de tratamiento es diferente del de los adultos. El médico puede sugerir primero la psicoterapia y considerar la medicina antidepresiva como una opción adicional si no hay mejoría significativa. Los mejores estudios hasta la fecha indican que una combinación de psicoterapia y medicación es más eficaz en el tratamiento de la depresión .

Los estudios demuestran que el antidepresivo Prozac es eficaz en el tratamiento de la depresión en niños y adolescentes . La droga es oficialmente reconocida por la FDA para el tratamiento de niños de 8 a 18 años con depresión. Otros medicamentos pueden ser elegidos si hay otras enfermedades coexistentes que contribuyen a la depresión.

Los padres deben estar especialmente atentos a los signos que pueden indicar que su hijo corre el riesgo de suicidarse.

Los signos de alerta de conducta suicida en niños incluyen:

Muchos síntomas depresivos (cambios en comer, dormir, actividades)
El aislamiento social, incluido el aislamiento de la familia
Hablar de suicidio, desesperanza o desamparo
Aumento de la actuación de conductas indeseables (sexuales / conductuales)
Aumento de los comportamientos de riesgo
Accidentes frecuentes
Abuso de sustancias
Centrarse en temas morbosos y negativos
Hablar de muerte y morir
Llanto creciente o expresión emocional reducida
Regalando posesiones

Como padres de familia debemos mantenernos especialmente atentos a las conductas de nuestros hijos, la depresión en los niños a veces es confundida con problemas de carácter y encasillamos a los niños como “corajudos” o “enojones”, serios o antisociales, sin pensar que por dentro la están pasando mal.