El Papa y la ONU endurecieron sus discursos sobre la situación venezolana

El papa Francisco tomó este lunes distancia del gobierno de Venezuela por primera vez, al pedir públicamente que la ONU intervenga en el país caribeño para “ayudar a resolver el problema humanitario” y afirmar que no sabe “qué tiene en su mente” el presidente Nicolás Maduro.

Mientras tanto, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, dijo que, según datos del organismo, existe “la posibilidad de que se puedan haber cometido crímenes contra la humanidad” en Venezuela.

“Creo que las Naciones Unidas deben hacerse sentir allí para ayudar”, indicó Francisco en conferencia de prensa en el avión que esta madrugada lo llevó de regreso al Vaticano tras una visita de cinco días a Colombia, de la que participó un enviado de Télam.

Cuestionado por varios analistas y amplios sectores de la oposición venezolana por haber evitado criticar en público al gobierno chavista, el pontífice endureció su discurso al ser consultado sobre si el Vaticano podía hablar de manera más firme sobre la situación en Venezuela.