4 Alternativos naturales para las piedras en el riñón

Los riñones son un órgano que contribuyen en la desintoxicación y eliminación de las impurezas de la sangre, así como también los productos de desecho en la orina

Cuando aparecen los síntomas de dolor en los riñones hay que estar atentos a su evolución.

Las piedras en el riñón o cálculos renales se crean cuando estos disminuyen su capacidad de procesar dichas toxinas con eficiencia, creándose una acumulación de minerales cristalizados sin procesar, que provocan dolor, y forman las piedras que pueden posiblemente llegar incluso a bloquear el flujo de la orina.

Las piedras en el riñón es típicamente el resultado de una súper saturación de minerales y sales acidas en su orina, como calcio y ácido úrico, que más tarde se cristalizan y forma masas sólidas.

Esto le puede acontecer si no acostumbra a tomar suficientes líquidos y si su orina es demasiado ácida o bien enormemente alcalina.

El tipo más habitual es la piedra de oxalato de calcio, que compromete el setenta y cinco por ciento de todos y cada uno de los casos. El oxalato es encontrado en múltiples frutas y vegetales, sin embargo, el hígado genera la mayor parte del oxalato.

HAY VARIOS TIPOS DE OBSTRUCCIONES Y PIEDRAS EN EL RIÑÓN, ENTRE ELLAS:

Piedras estruvitas: encontradas generalmente en las mujeres, estas son prácticamente siempre y en todo momento el resultado de infecciones del tracto mingitorio.

Piedras de ácido úrico: estas son un sub producto del metabolismo de la proteína. Son generalmente vistas en la enfermedad de gota y pueden ser por causa de múltiples factores genéticos y inconvenientes de sus tejidos que generan sangre.

Cálculos de cistina: representan un pequeño porcentaje de los casos de piedras en el riñón. Estas son el resultado de un inconveniente hereditario que hace que su riñón suprima cantidades masivas de determinados aminoácidos (cistinuria).